Información General

Paro de trabajadores del Senasa retrasó despacho de equipajes en Ezeiza

La medida fue contra el quite de la compensación salarial para "el sector carga y control de equipaje".

El personal estatal del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) del aeropuerto internacional de Ezeiza cumplió un paro general ante "el quite de la compensación salarial para el sector cargas y control de equipaje".

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) en ese organismo público rechazó "la precarización" y exigió "salarios y condiciones de empleo dignas, la equiparación de los haberes y el pase a planta permanente de todos los contratados o monotributistas".

La organización sindical (ATE Senasa Buenos Aires) rechazó el decreto 1109/17 de contratación de monotributistas por ser "un atropello a los derechos" y exigió "una compensación salarial que incluya viáticos, ya que el personal cumple tareas durante las 24 horas todo el año, los fines de semana y también los feriados nacionales".

"Ezeiza es la frontera internacional más importante del país. Mucho más luego de haberse creado el área control de equipajes y pasajeros del Senasa. Las autoridades decidieron desfinanciar el sector de control sanitario en la base aérea para privilegiar el aeroparque porteño, San Fernando, Buque Bus y La Cacciola", explicó el gremio.

La ATE reseñó que desde abril último todos los vuelos internacionales -a excepción de los provenientes de Uruguay- operan en Ezeiza, lo que sobrecarga las tareas a partir de "una mayor cantidad de arribos de mascotas y pasajeros y de controles del Programa de Residuos Regulados en los operadores aeroportuarios y la presencia de scanner".

"Ezeiza decomisa en promedio 5 mil kilogramos de productos de ingreso prohibido para mantener el estatus zoofitosanitario. Evitar plagas y enfermedades exóticas es la principal tarea. El volumen diario de pasajeros asciende a 15 mil. Por iniciativa de los trabajadores, comenzó a operar la Brigada Canina para detectar material orgánico", afirmó el gremio, que rechazó "las privatizaciones" y defendió "las tareas indelegables del Estado".

Aunque no afectó la llegada y partida de los vuelos, la medida de fuerza complicó el paso de los pasajeros, ya que los trabajadores controlaron los equipajes en la aduana.

El paro consistió en revisar todos los equipajes, sin la excepción habitual del "paso verde", que opera cuando el semáforo habilita cruzar el control sin necesidad de hacer correr las valijas por el scanner, lo que ocasiona demoras en la salida de los pasajeros al exterior.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario