Edición Impresa

PASO: Bordet busca blindar reelección el domingo, en otro duro desafío para Macri

Será una gran encuesta de cara a los comicios del 9 de junio, ya que habrá duelo real a gobernador sólo en el socialismo. El mandatario marcha con el PJ unido, incluido el kirchnerismo. El radical Atilio Benedetti intenta menguar saldo electoral negativo para Mauricio Macri. Expectativa en Paraná.

El hiperdesdoblado calendario electoral en las provincias tendrá un nuevo capítulo el domingo con las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en Entre Ríos, donde Gustavo Bordet -bajo un peronismo unido- apuesta a blindar la búsqueda de su reeelección, ante un Cambiemos que a priori marcha en retaguardia y arrastra en el plano nacional el peso de incómodos traspiés en las urnas en dos comicios generales y tres primarias.

Las PASO entrerrianas funcionarán, en rigor, como una gran encuesta de cara a las elecciones del 9 de junio, ya que sólo habrá duelo real a gobernador en el socialismo.

Será una puja polarizada, donde medirán poder de adhesiones la dupla de Bordet y la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta (Frente Justicialista Creer Entre Ríos), y la fórmula de Cambiemos, del diputado nacional radical Atilio Benedetti y el intendente de Basavilbaso y presidente del PRO, Gustavo Hein.

En el entorno de Bordet -quien cerró la campaña con un nutrido acto en Concordia, de “Mujeres que Creen”- había ayer optimismo, mientras paladeaban un sondeo que lo da unos 15 puntos arriba. “La tendencia de las victorias de los oficialismos seguramente se va a seguir dando en Entre Ríos”, dijeron a Ámbito Financiero, e hicieron foco en que “tiene un grado de aceptación muy grande en la sociedad, y también en los municipios gobernados por Cambiemos y el vecinalismo”. En la otra vereda, en Cambiemos admiten que los sondeos muestran a Benedetti por debajo de Bordet, aunque confían en “hacer una buena PASO”.

Elecciones

El antecedente más directo de la Primaria es la de San Juan, donde otro oficialismo -y otro PJ unido, con el kirchnerismo incluido se impuso fuerte el 31-M, con el triunfo de Sergio Uñac frente a Marcelo Orrego quien, a diferencia de Benedetti, esquivó la marca Cambiemos.

Bordet ostenta la misma cucarda que Uñac (aglutinó a 11 partidos, tras intensas negociaciones, en las que se reflejó la apuesta de Cristina de Kirchner a cerrar consensos en el interior), lo que a priori lo deja mejor parado que en 2015, cuando fue electo con 42,3% de los votos, con el ruralista Alfredo De Angeli (Cambiemos) pisándole los talones (39,6%), frente a la dispersión del voto peronista generada por el massista Adrián Fuertes (15,5%).

“El peronismo nos necesita unidos para triunfar; es una interna caliente, pero después vamos todos juntos porque nadie pierde en este proyecto que nos contiene a todos”, arengó ayer Bordet, con eco directo en los esfuerzos de unidad nacional que emanan de Alternativa Federal.

En Cambiemos, en tanto, Benedetti (quien recibió in situ el respaldo de Mauricio Macri y, ayer, del ministro Rogelio Frigerio, que juega como anfitrión) enfrenta el desafío de torcer -o menguar- la cadena de reveses que arrancó con la PASO pampeana del 17-F (el macrista Carlos Mac Allister fue arrasado por el radical Daniel Kroneberger), y sumó luego los terceros puestos en las generales de Neuquén (10-M) y Río Negro (el pasado domingo), y en las primarias de Chubut (también hace casi una semana), además del segundo escalón en San Juan.

La mirada estará dirigida además a las pujas entre precandidatos en los municipios, con Paraná como epicentro. Allí el vicegobernador Adán Bahl (con interna propia) busca imponerse ante Cambiemos, donde el duelo será entre el radical Sergio Varisco (quien busca reelegir en medio de los coletazos de la causa que investiga sus supuestos lazos con el narcotráfico) y el concejal macrista Emanuel Gainza, que recibió el apoyo de María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Elisa Carrió.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario