Política

PASO: Macri convirtió a Córdoba en su San Cayetano electoral

Tándem entre el jefe de Estado y el titular de la bancada oficialista en Diputados para apalancar votos. Participó del acto el intendente capitalino, Ramón Mestre. Gira de Miguel Pichetto en previa del acto.

Mauricio Macri cerró su gira por el interior del país de cara a las PASO del domingo próximo en Córdoba, cuna del peronismo antikirchnerista. Allí, el jefe de Estado convirtió al distrito en una especie de San Cayetano electoral: pidió que se ratifique la “energía arrolladora” de hace cuatro años para decidir “si se sigue avanzando al futuro o si volvemos al pasado” y el camino de batallas “contra la delincuencia, mafias y corrupción”.

En la previa, varios candidatos a diputados expusieron en la Plaza de la Música, en la ciudad de Córdoba. Ya casi convertido en un clásico, quien quedó varios escalones por encima del resto -incluido el propio Macri- fue el actual titular del bloque oficialista en la Cámara baja, Mario Negri. “Es la vigésima primera vez que viene a Córdoba. Ella -en referencia a Cristina de Kirchner-, la que está en Rosario, vino cuatro veces en ocho años. Siempre enojada y siempre a discriminar a los cordobeses”, disparó el legislador al inicio de su discurso.

Cerca del estrado principal -360 grados- estuvo el actual intendente capitalino, Ramón Mestre, quien compitió contra Negri meses atrás en la carrera a la gobernación, un experimento furibundo para el oficialismo que ayudó de manera colosal al PJ cordobés que comanda el reelecto Juan Schiaretti. El justicialismo presenta boleta corta el domingo y Macri envió una catarata de guiños para direccionar parte de esas voluntades hacia Juntos por el Cambio.

“Quiero que les digamos a aquellos cordobeses que les ofrecen sólo una boleta para elegir un representante provincial que no importa el color político. Acá no se está jugando el destino de una provincia, se juegan los próximos 30 años de los argentinos, por eso no hay que conformarse con boletas cortas, hay que votar la boleta larga porque no es lo mismo los Fernández a Mauricio Macri presidiendo la Argentina”, aseguró Negri.

pag10-Pichetto.jpg
En tanto, Miguel Pichetto apalancó peronistas en esa provincia y visitó un centro de jubilados. También habló de levantar el techo en el Impuesto a las Ganancias, en medio de una presión tributaria brutal.
En tanto, Miguel Pichetto apalancó peronistas en esa provincia y visitó un centro de jubilados. También habló de "levantar el techo" en el Impuesto a las Ganancias, en medio de una presión tributaria brutal.

Más allá del rezo de Macri a Córdoba, Buenos Aires necesita una plegaria mayor y por eso el presidente cerrará hoy su campaña, en Vicente López, junto a María Eugenia Vidal, quien va por la reelección tras meses de tironeos entre el distrito bonaerense y Nación ante los megaoperados desdoblamiento y “Plan V”. De hecho, la mandataria bonaerense hizo silencio y ya muy tarde, con las cartas echadas, se mostró alejada de esas disputas en diversas entrevistas.

Ayer, Negri se convirtió por un momento en delegado bonaerense para ayudar a Vidal y apuntó contra el candidato del camporismo, Axel Kicillof. “Hemos escuchado, con la naturalidad que da la democracia, al exministro decir ‘estoy podrido’ de escuchar que hablen del pasado. Yo le digo, Axel, nosotros no estamos podridos, estamos preocupados de que sigan pensando que el pasado es el futuro, estamos preocupados porque si vos y ustedes no se hubiesen dilapidado 130.000 millones -de dólares- en subsidios para los ricos y no sólo para los pobres, tendríamos otra Argentina. Estoy preocupado por cómo estamos todos, porque esta Argentina era productora y autoabastecedora de energía, y ustedes en cinco años pasaron de 5.000 millones -de dólares- que exportábamos de gas a dejarnos 11.000 millones -de dólares- para atrás. Estamos preocupados, no podridos, de que 100 funcionarios del último Gobierno estén procesados, algunos condenados y otros esperando juicios por la corrupción y el sobreprecio en la obra pública”.

Por su parte, Macri destacó: “Hace cuatro años atrás empezó a gestarse la decisión de cambiar. Se escuchó suave y luego se convirtió en un grito ensordecedor de fuerza. El ‘sí, se puede’ arrancó acá”. Luego, agradeció a los cordobeses por “confiar en años difíciles” y, en especial, durante 2018, tras la “sequía y las crisis mundial”, un latiguillo utilizado en exceso por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, para disfrazar los errores propios de los últimos 12 meses.

Junto a Macri y Negri posaron para la foto final los candidatos a diputados de Juntos por el Cambio Soher El Sukaria, Hugo Romero, Leonor Martínez Villada y Luis Juez. En tanto, desde la primera fila siguieron el acto la primera dama, Juliana Awada, el actual legislador nacional Héctor Baldassi, Mestre y la senadora del PRO y jefa de la campaña en ese distrito, Laura Rodríguez Machado, persona de confianza en Casa Rosada.

Párrafo aparte para Miguel Pichetto, quien tuvo un raid de 36 horas en Córdoba desde anteayer y partió por la tarde a Misiones antes del acto de Macri. Durante su visita, apalancó votos peronistas, visitó jubilados y habló de “levantar el techo” del impuesto a las Ganancias.

El postulante a vicepresidente de Juntos por el Cambio también planteó la necesidad de “flexibilizar el régimen laboral de Pymes”, debido a que ese sector “no puede tener un régimen laboral tan rígido”. En esa línea, dejó claro que se “debe tener un sistema ligado a la demanda, hay que definir qué es Pyme” y “habrá que verificar el monto que factura una pequeña y mediana empresa”. Por último, dijo que “si no se gobierna con orden fiscal, la Argentina está perdida y con riesgo de aislamiento”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario