Información General

Pedofilia: el repudiable antecedente de Jorge Corsi

El especialista cumplió una pena de tres años de cárcel por abuso sexual simple como miembro de una banda que captaba menores y filmaba los sometimientos para después comercializar las imágenes.

La detención del pediatra Ricardo Russo, jefe de inmunología y reumatología del Hospital Garrahan detenido tras encontrarle videos y fotografías que lo involucran directamente con una red internacional de producción y distribución de pornografía infantil tiene como antecedente el caso del psicólogo Jorge Corsi, quien fue condenado en 2012 a tres años de cárcel en una causa por corrupción de un menor.

La sentencia fue por abuso sexual simple y por haber reconocido su vinculación con la banda que captó al niño, que se dedicaba a captar menores de edad, seducirlos y filmar los abusos para después comercializar las imágenes.

La condena a Corsi, especialista hasta ese momento reconocido y respetado dentro del ámbito académico y de la salud por sus aportes en el campo de la violencia familiar, se dio luego de que la familia del menor víctima diera su consentimiento, por el delito de corrupción de menores de edad agravada por mediar engaño. De esta manera, el psicólogo evitó ser sometido a un juicio oral y público en el que se arriesgaba a recibir una pena mucho mayor.

Corsi era profesor de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad de Palermo. Como escritor, publicó los libros: “Violencia Familiar”, “Violencia masculina en la pareja”, “Maltrato y Abuso en el ámbito doméstico” y “Violencias Sociales”.

La causa se inició a mediados de 2007 cuando un niño de 13 años confesó a su familia que se había hecho amigo de personas de edad en un McDonald's de Palermo, y que ellos habrían abusado sexualmente de él. Entre los señalados por el menor de edad había un tal "Geo", que sería el apodo de Corsi, y luego de horas de escuchas telefónicas la policía realizó allanamientos en los cuales el psicólogo fue detenido.

Los investigadores detectaban que el modus operandi de la banda era la de captar a los menores mediante regalos, en su mayoría celulares o ropa, y así intentaban "integrar al damnificado, aún adolescente, a un mundo de adultos con promesas de libertad sexual e identificación con el grupo", según determinó en ese momento en su investigación la jueza de instrucción María Fomtbona de Pombo.

Respecto del menor de 13 años, y cuyo caso dio inicio a las investigaciones, la Justicia comprobó que el niño fue accedido carnalmente en reiteradas ocasiones en la casa del psicólogo. En 2014 Corsi, de 70 años, fue puesto en libertad tras cumplir la pena impuesta por la Justicia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario