Edición Impresa

Peligro inminente para México: Trump revisará el NAFTA desde el día uno

Dijo que todos los acuerdos firmados por EE.UU. son lesivos en términos laborales y ambientales. ¿Alerta para Chile, Colombia y Perú? Severa advertencia a China: “Queremos nivelar el campo de juego”.

Washington - La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, según su sigla en inglés) con México y Canadá será la prioridad absoluta del Gobierno de Donald Trump, que asumirá mañana el poder en Estados Unidos, dijo el secretario de Comercio designado, Wilbur Ross, durante su audiencia de confirmación en la comisión respectiva del Senado.

En tanto, el futuro funcionario se refirió muy críticamente a China, un frente de conflicto probable que resultaría mucho más peligroso para el mundo. "China es el país más proteccionista entre las grandes economías", indicó, a la vez que se manifestó a favor de un "comercio sensato que no sea perjudicial" para los trabajadores estadounidenses.

En relación con el NAFTA, Ross afirmó que se abrirá la discusión de "todos sus aspectos", ya que ese tratado necesita "una revisión transparente" después de veintitrés años de vigencia.

Consultado ayer por los senadores sobre la amenaza del presidente electo de imponer un arancel del 35% a bienes importados de países como México, China y otros, Ross señaló que el presidente electo "hizo un trabajo maravilloso al hacer saber que el cambio está llegando".

En ese sentido habló de una "reapertura sistemática" de los acuerdos de libre comercio firmados por Estados Unidos, lo que puede afectar, además de a México y Canadá, a otros dieciocho países. Entre ellos se destacan, en América Latina, Chile, Colombia, Perú, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana.

Fuera del hemisferio, hay que contar a Corea del Sur, Israel, Australia, Singapur, Bahréin, Jordania, Omán y Marruecos.

De acuerdo con la visión de Ross, un inversor multimillonario de 79 años, los acuerdos de libre comercio existentes contienen débiles salvaguardas en materia de salarios y medio ambiente, en perjuicio de Estados Unidos.

"El NAFTA es lógicamente la primera cosa con la que vamos a lidiar. Tenemos que solidificar las relaciones (económicas) en nuestro territorio del mejor modo posible antes de aventurarnos a otras jurisdicciones", indicó.

"Ese debe ser, si como espero soy confirmado, un tópico muy que la administración tratará muy pronto", añadió.

De hecho, el diario canadiense Globe and Mail anticipó ayer que Ross ya le hizo saber a Ottawa que le enviará pronto una carta formal para iniciar la renegociación del NAFTA. Durante la campaña que lo llevó a la Presidencia, Trump advirtió que lo reformaría o, en su defecto, haría que Estados Unidos lo abandone.

Ross ya informó a Canadá que las reglas de origen y los tribunales de solución de controversias serán centrales en las nuevas conversaciones, afirmó el diario, que citó a funcionarios canadienses.

México envía a Estados Unidos el 81,2% de sus exportaciones, mientras que Canadá manda un 75%, por lo que ambos países temen verse muy afectados por las políticas de Trump. Sin embargo, allegados al presidente electo le hicieron saber a los canadienses que su foco verdadero pasa por el comercio con México.

"La clara indicación que recibimos del otro lado es que están apuntando a México y no a nosotros", declaró uno de los funcionarios canadienses, cuya identidad no fue revelada por el Globe and Mail.

China fue el otro foco de la exposición de Ross y de las preguntas de los senadores. "No estoy contra el comercio, estoy a favor del comercio. Pero estoy a favor de un comercio sensato, no de un comercio que es perjudicial para el trabajador estadounidense y para nuestra base manufacturera domésticos", aseguró.

Los chinos "tienen las barreras arancelarias y no arancelarias más altas. Hablan más de comercio libre de lo que realmente hacen en la práctica", dijo en referencia a los dichos librecambistas del presidente Xi Ping en el Foro de Davos. "Nos gustaría nivelar el campo de juego", indicó el inversor, que evitó valorar la propuesta de Trump de designar a China como un país manipulador de divisas, lo que acarrearía sanciones.

Agencias Reuters, EFE y AFP,


y Ámbito Financiero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora