Edición Impresa

Pese a triunfo de Morales, hubo virtual empate en legislativas

En el oficialista Frente Cambia Jujuy dicen que, de todas formas, el reelecto radical no perderá el quórum. Es otra derivación de buena performance de coalición peronista que postuló a Julio Ferreyra.

A la sombra de la reelección que cosechó el domingo el mandatario radical Gerardo Morales, el avance del muy lento escrutinio dejó ver ayer que hubo un virtual empate entre el oficialista Cambia Jujuy y el Frente Justicialista en la renovación de la mitad de la unicameral Legislatura.

De hecho, en la mañana de ayer la alianza que llevó como candidato a gobernador al outsider Julio Ferreyra -y que sorprendió con un competitivo segundo puesto, pese a la fragmentación de la oferta peronista- destacó su triunfo en el rubro de diputados provinciales, cuando un 98,81% de las mesas les daba el 28,40%, contra el 28,38% de Cambia Jujuy.

A nivel de la disputa por la gobernación, la brecha entre ambos espacios fue mucho más amplia, con los 43,66% que cosechó Morales (nuevamente en dupla con Carlos Haquim) contra los 32,85% de Ferreya (en fórmula con el kirchnerista Adrián Mendieta, y con apoyo del PJ oficial), con Guillermo Snopek, también de ADN peronista, en un tercer escalón (Frente Juntos por Jujuy, con el 10.37%).

El salto entre el rubro gobernador y el diputados se explica por el profuso despliegue de listas colectoras, que alimenta de votos la candidatura al máximo cargo provincial (la coalición oficialista está formado por 38 partidos) pero atomiza la discusión por el reparto de bancas legislativas.

“Faltan aún 20 mesas y el PJ está arriba por sólo 100 votos; se puede revertir“, aseguraron en el mediodía jujeño desde filas del oficialismo ante un recuento aún abierto, y confiaron en dar vuelta el score, que en los hechos no moverá el escenario de virtual empate en la discusión por la actualización de 24 de las 48 bancas de diputados.

Además remarcaron que, pese a lo ajustado de la votación parlamentaria, Morales el 10 de diciembre no perderá el quórum que hoy ostenta (se necesitan 25 legisladores, y redondearía finalmente 28 bancas).

Hoy el oficialismo cuenta con 13 diputados radicales más dos alineados con Haquim que cierran 15 bancas propias, y sumarán al menos otras 8 de la UCR y 5 del vice (en buena elección de Primero Jujuy). En los hechos, hay un retroceso: la UCR perdería 2 de las 10 bancas que arriesgó (quizás 1, en función del recuento final), mientras que el Frente Justicialista se llevaría 8 escaños y la fuerza de Snopek, 3, según números que barajaban en el oficialismo (en el peronismo blandían en cambio la conquista de nueve bancas).

El cierre final, de todas formas, lo dará el escrutinio definitivo, que arranca mañana y que terminará de oficializar la performance de Cambia Jujuy en el terreno parlamentario -con el actual secretario de Energía, Mario Pizarro, como cabeza de lista- y del Frente Justicialista, que llevó al frente de la ristra de candidatos legislativos al actual titular del PJ jujeño, Rubén Rivarola.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario