Edición Impresa

PJ duda sobre reorganización en Senado tras ida de Pichetto

La reunión organizada para el mediodía de mañana sigue en pie, aunque parte del bloque evalúa esperar a que se "calmen las aguas" y ver el cierre de listas del sábado próximo.

La renuncia a la titularidad del bloque PJ en el Senado del ahora precandidato a vicepresidente por el oficialismo, Miguel Pichetto, dejó a una bancada convulsionada que intentó reorganizarse de manera rápida la semana pasada con una mini reunión y con un convite ampliado agendado para el mediodía de mañana. Sin embargo, varios legisladores activaron en los últimos días un “silencio racional” para evitar dar un paso en falso e incluso dudan sobre el cónclave que se realizará dentro de 24 horas, ya que esperan que se “calmen las aguas” y primero ver el cierre de listas del sábado próximo.

“Lo que viene es día a día. Pueden pasar cosas mañana, después del cierre de listas, o dentro de un mes. La salida para momentos como estos tiene que ser clásica y peronista: esperar a ver cómo se manejan los gobernadores, qué hacen, a quién apoyarán, cómo armarán sus listas. No tiene ningún sentido apresurar una decisión que, en caso de salir mal, puede llegar a comprometer el futuro de un bloque sigue siendo poderoso en cuanto a número y que podría lograr importantes acuerdos”, señaló a Ámbito Financiero un histórico cabalgador de peripecias legislativas en el Congreso.

El miércoles pasado, y tras el anuncio de Pichetto, un puñado de senadores del PJ se reunió y cranearon un par de conclusiones. En primer lugar, la bancada necesita “salir rápido de la crisis progresiva” de los últimos meses, donde varios encuentros privados terminaron en malos términos que luego derivaron en disputas intra recinto.

Por caso, en la última sesión, varios legisladores peronistas dejaron sin quórum el encuentro -junto a kirchneristas- y no se pudo tratar la ley de traspaso presidencial. Con respecto a este punto, otros dijeron a este diario que “es casi imposible volver al recinto en las condiciones actuales”, lo cual suma un empujón más al clásico shutdown del Congreso en épocas electorales. “Tenemos que reconstruir confianza. Si no nos ordenamos, se nos va a hacer muy difícil, ya que todo el mundo está a la pesca”, reconocieron.

El “silencio racional” molestó en las últimas horas al grupo que quiere realizar la reunión con el bloque entero para rediseñar las autoridades y marcar el futuro de ese espacio. “Más allá de que esta semana habrá poca actividad y que tenemos dos feriados por delante -hoy y el jueves próximo-, es muy llamativo el juego a las escondidas de algunos compañeros”, se quejó un integrante del PJ.

Lo que sigue firme, pese a las operaciones activadas por el camporismo, es la negativa inicial del grupo a unirse o acoplarse a la -más pequeña- bancada de Unidad Ciudadana, donde está Cristina de Kirchner. “No se vislumbra una unión con ellos, más allá de los movimientos de los gobernadores. No tiene ningún sentido bajar la cabeza e ir para allá para perder poder a manos de la expresidenta, que maneja todo sin consultar y tiene un bloque más chico que el nuestro. En cambio, nosotros podemos recuperar a los dos tucumanos -José Alperovich y Beatriz Mirkin-, sumar a la puntana María Eugenia Catalfamo y pelear mucho más poder ahora y también en el futuro”, aseguraron el miércoles pasado desde algunos despachos justicialistas a este diario.

El PJ en el Senado tiene a los vicepresidentes primero y segundo de la bancada, el cordobés Carlos Caserio y el formoseño José Mayans, respectivamente. También es autoridad la entrerriana Sigrid Kunath. El cupo en la reorganización de autoridades también estaría en discusión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario