Política

PJ se reacomoda en Senado y el 18-6 define su destino

Tras la renuncia a la presidencia de Miguel Pichetto, un puñado de legisladores hizo catarsis y busca recuperar confianza. "El límite es -Mauricio- Macri", dijeron, aunque también pretenden mantenerse ajenos al cristinismo. Confían en recuperar soldados perdidos y silvestres.

Tras la renuncia de Miguel Pichetto a la presidencia del bloque de senadores del PJ -después de más de 16 años- para convertirse en compañero de fórmula de Mauricio Macri, la bancada realizó ayer poco más de una hora de catarsis entre un puñado de legisladores que definirán la suerte de ese espacio en la Cámara alta recién el martes próximo, en un convite que se realizará desde el mediodía.

Más allá de estirar -con lógica- una decisión final sobre el destino del bloque, algunos participantes de la reunión confiaron a Ámbito Financiero que surgieron varias conclusiones. En primer lugar, la bancada necesita “salir rápido de la crisis progresiva” de los últimos meses, donde varios encuentros privados terminaron en malos términos que luego derivaron en disputas intra recinto.

Por caso, en la última sesión, varios legisladores peronistas dejaron sin quórum el encuentro -junto a kirchneristas- y no se pudo tratar la ley de traspaso presidencial. Con respecto a este punto, otros señalaron a este diario que “es casi imposible volver al recinto en las condiciones actuales”, lo cual suma un empujón más al clásico shutdown del Congreso en épocas electorales. “Tenemos que reconstruir confianza. Si no nos ordenamos, se nos va a hacer muy difícil, ya que todo el mundo está a la pesca”, reconocieron.

PAG12-LUENZO.jpg
Alfredo Luenzo.
Alfredo Luenzo.

Así como el “límite es Macri” -lo dijo ayer el chubutense Alfredo Luenzo- también lo es, bajo una impresión inicial, el cristinismo. “No se vislumbra una unión con ellos, más allá de los movimientos de los gobernadores. No tiene ningún sentido bajar la cabeza e ir para allá para perder poder a manos de la expresidenta, que maneja todo sin consultar y tiene un bloque más chico que el nuestro. En cambio, nosotros podemos recuperar a los dos tucumanos -José Alperovich y Beatriz Mirkin-, sumar a la puntana María Eugenia Catalfamo y pelear mucho más poder ahora y también en el futuro”, aseguraron en algunos despachos justicialistas.

De cara al martes, los dos vicepresidentes primero y segundo de la bancada, el cordobés Carlos Caserio y el formoseño José Mayans, respectivamente, cranearán un nuevo nombre para el bloque. También se planteará la posibilidad de aplicar cupo para las autoridades. Anoche, algunos legisladores plantearon que “lo más lógico en estas situaciones sería levantar los cargos actuales, es decir, que Caserio quede como presidente y Mayans, como vice primero”.

De la reunión de ayer participaron, además de Caserio y Luenzo, los entrerrianos Pedro Guastavino y Sigrid Kunath, el chubutense Mario Pais, la catamarqueña Inés Blas, el correntino Carlos “Camau” Espínola, el jujeño Guillermo Snopek, la pampeana Norma Durango y el fueguino José Ojeda.

La reunión del martes próximo fue pensada, también, para esperar el resultado de la elección en Santa Fe, donde competirá Omar Perotti.

Al haber renunciado, Pichetto forma parte del bloque. En las últimas horas, algunos legisladores peronistas plantearon la necesidad de echar al rionegrino de la bancada.

Ésa será una de las pujas principales del martes próximo, además de la resolución de qué se hará con su banca en el Consejo de la Magistratura (ver aparte).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario