Doug Wimbish: "Living Colour es como el vino, se pone mejor con el tiempo"

Placeres

A más de 30 años de su conformación -con parate incluido entre 1995 y 2001- la poderosa banda estadounidense Living Colour vuelve a la carga de la mano de "Shade", su nuevo disco de estudio. La placa, potente y agresiva, mantiene vivo el espíritu irreverente del grupo especialista en la fusión de géneros como el heavy metal, el blues y el funk, entre otros.

Fue en 1988 cuando el conjunto irrumpió en la escena rockera mundial de la mano de "Cult of personality", el gran éxito de "Vivid", su álbum debut, que fue producido por Mick Jagger. Desde entonces, el cuarteto supo constituir un público propio que tiene en Argentina un bastión importante.

El próximo sábado 12 de mayo regresarán a Buenos Aires para presentar su flamante trabajo en Groove. En vísperas del show, Doug Wimbish, bajista de la formación, dialogó con Agendate.

Periodista: La banda se formó en 1984 ¿después de 34 años de carrera cómo describirías el presente de Living Colour?

Doug Wimbish: Living Colour sigue siendo envolvente. Creo que somos como el vino, nos vamos poniendo mejor con el paso del tiempo.

P.: ¿Por qué tardaron ocho años entre la grabación deThe Chair in the Doorway hasta el lanzamiento deShade?

D.W.: Nos tomó tiempo encontrar el concepto que queríamos imprimirle a Shade. Eso pasó porque, además, todos tuvimos que lidiar con desafíos de la vida. La vida es una cosa real.

P.: Shade es un álbum que tiene muchas referencias al blues ¿Es un tributo a sus propias influencias?

D.W.: El blues es parte del ADN de Shade. Todos estamos muy influenciados por él y es muy importante para nuestra conexión porque cruza muchos estilos y géneros. Podemos sentir que esa conexión con el blues en muchos de los artistas que nos han influenciado.

P.: En los ochenta Living Colour se destacó porque su propuesta combinaba el metal con el jazz y otros géneros musicales ¿Sentís que inventaron algo nuevo con eso?

D.W.: Somos una banda que siempre le gustó tocar música. Hubo muchas bandas antes que nosotros que mezclaron diferentes estilos. Realmente no somos arquitectos sino que somos recipientes de toda esa música que vino previamente a nosotros. Todos los días es una nueva experiencia.

P.: ¿Qué se siente estar de nuevo en el camino? ¿Qué representa eso para Living Colour?

D.W.: Es muy bueno tocar en vivo, nos gusta. Pero estar en el camino no es una broma, realmente implica mucho trabajo. De todos modos ¡lo amamos!

Dejá tu comentario