La reinvención de una pieza clave

Placeres

Divididos acaba de lanzar "Haciendo cosas raras", una regrabación moderna y arrolladora de "40 dibujos ahí en el piso", su primer álbum de estudio.

A fines de la década de los 80, luego de la trágica muerte de Luca Prodan, los exSumo Ricardo Mollo y Diego Arnedo sumaron al baterista Gustavo Collado para dar forma a una nueva conjura musical. Tal creación se llamó Divididos y es una de las bandas de rock más importantes de la historia local. Fue en 1989 cuando vio la luz 40 dibujos ahí en el piso, primer disco del grupo y piedra fundacional de una aventura que sigue vigente y en gran estado de salud.

A casi 30 años, el grupo regrabó la placa bajo el título de Haciendo cosas raras en un experimento con óptimos resultados, que reitera que Divididos suena como nadie en la Argentina. Con toques de psicodelia y guitarras al frente, la placa marcó un quiebre con respecto a la línea musical que heredaban de Sumo, aunque demostró la versatilidad de sus ejecutantes.



Actualmente, ya con Catriel Ciavarella como baterista estable, el álbum revive con un sonido acorde a los tiempos corrientes, y con el trío explotando su solidez, un factor ganado con honores tras una carrera que ya suma tres décadas y contando. Las once canciones se reparten en un total de 56 minutos entre los que se incluye Light my fire, un cover del clásico de The Doors.

Para esta nueva edición, Divididos modificó el orden de las canciones cambiando el dinamismo de la placa. Si bien en la versión original, el disco sonaba más similar a la línea trazada por la banda de Prodan, actualmente el trío le imprimió una faceta más cercana al hard rock que la banda acostumbra desde los 90.

Dejá tu comentario