Edición Impresa

Plan para deuda de pymes será de hasta 60 cuotas

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) finalmente anunció un nuevo plan de pagos que, según sea el tipo de contribuyente, resulta un tanto más liviano de los programas que venía implementando hasta el momento. Por caso, las pequeñas y medianas empresas que estén inscriptas en el registro pyme que administra el Ministerio de la Producción, podrán acceder a un plan de hasta 60 cuotas, con un pago a cuenta de sólo el 1% de la deuda, con una tasa variable que tiene un tope del 2,5% mensual. Lo mismo corre para monotributistas y para autónomos del régimen general. Se trata de lo más “ventajoso” que pueden ofrecer, señalan funcionarios del organismo recaudador. Las cuotas no podrán ser inferiores a $1.000. De acuerdo con datos oficiales, existen 853.000 pymes en el país de las cuales estarían en condiciones de acceder unas 405.000.

Las grandes empresas van a poder acceder al mismo plan de las pymes, pero tendrán que abonar el 20% de la deuda de arranque. Tal vez, la mayor dificultad se encuentre en el medio, entre las empresas que no estén registradas como pyme ante Producción. Tendrán la opción de un plan de 36 cuotas con un anticipo del 5% de la deuda, con una tasa actual del 3,76% (equivalente a la de los intereses resarcitorios). O podrán acceder a 48 cuotas con un pago del 10% a la misma tasa del 3,76%. Esta última opción es la más parecida al último Plan Puente que lanzó el organismo. La diferencia es que en todos los casos las tasas de interés serán variables, y quedarán consolidados los topes máximos al momento del ingreso. Por caso, el costo financiero que impone la AFIP para estos casos es que se aplica para colocaciones mayoristas de más de 20 millones de pesos (TM20). Para los planes de 60 cuotas deberá ser a lo largo de todo el plazo el 60% de la TM20, para los de 36 cuotas el 80% y para los de 48, el 70%. De modo que si baja la tasa de referencia, tiene que bajar para el plan del contribuyente, pero si sube no lo podrá hacer más allá del nivel que tiene al momento de ingresar. Eso implica una ventaja respecto del Plan Puente, porque tiene tasa fija del 3% por cuatro años. La AFIP permitirá entonces canjear estos y los conocidos como “Miniplanes” permanentes, de hasta 8 cuotas en vigencia, por los nuevos. El sistema que va usarse es el alemán, en el cual se cancela mayor parte del capital en las primeras cuotas del programa, y sobre el final los pagos se van haciendo más chicos. Entrarán casi todos los tributos, menos los aduaneros, el impuesto a los combustibles y el gas, el adicional a los cigarrillos y los vinculados al juego. Y serán saldos generados hasta el 31 de diciembre del año pasado. En la AFIP consideran que la mayor parte de los contribuyentes que se retrasan en un pago lo hacen por dos meses y luego se ponen al día y por eso no incluyeron deudas del primer trimestre de este año. El plan estará habilitado entre el 15 de mayo y el 31 de agosto para todos, menos para las grandes empresas que opten por anticipar el 20%. En ese caso, con la idea de mejorar el perfil recaudador, el organismo dispuso que el vencimiento sea el 25 de junio. Luego iniciarán los pagos el 16 de setiembre. En la AFIP señalan que cuentan con un stock de deuda a cobrar de $114.000 millones, que podrían quedar cubiertos por estos nuevos planes, lo que representa que se conviertan en un flujo de fondos que evitaría que se torne en una deuda incobrables. En principio en el Gobierno descartan la idea de implementar una moratoria, que tendría que salir por el Congreso y la consideran una mala señal para aquellos que han podido pagar todas sus obligaciones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario