Ambito Nacional

Polarización y voto emotivo dejaron a MPN sin senadores en futuro Congreso Nacional

Sin tramo presidencial en la boleta, el sindicalista petrolero Guillermo Pereyra no logró renovar su banca. Imagen del fallecido "Pechi" Quiroga favoreció a Crexell.

La mejora de Mauricio Macri en las elecciones generales respecto a las PASO destruyó también la esperanza del Movimiento Popular Neuquino (MPN) del gobernador Omar Gutiérrez, que así perdió su representación en el Senado y no logró acceder a ninguna de las dos bancas en juego para Diputados.

El esquema de lista corta fue catastrófico para el MPN: cero de tres para senadores y cero de dos para diputados. El oficialismo de Neuquén quedó tercero en ambas categorías. Pese a la esperanza de descontarle los tres puntos de distancia de las PASO a Juntos por el Cambio para que Guillermo Pereyra pudiera renovar su banca en la Cámara alta, la diferencia se amplió.

En senadores nacionales el Frente de Todos obtuvo 35,59%; Juntos por el Cambio 32,38%; el MPN 22,27%, con guarismos casi idénticos en el tramo de diputados. De esta manera, habrá una doble pérdida en los círculos neuquinos, ya que Pereyra, además de representar al MPN, también ocupa su banca en calidad de secretario general del gremio de petroleros, un sindicato que además ha crecido de forma exponencial desde que se aceleró el desarrollo del yacimiento de Vaca Muerta.

Las connotaciones de la polarización entre las boletas que llevaron a Alberto Fernández y a Mauricio Macri por su puesto tienen un anclaje nacional. Pero también hubo significantes provinciales.

Dentro del MPN sostenían ayer que los terminó de desplazar lo que denominaron el “voto emotivo”. Sucede que la lista de senadores de Juntos por el Cambio estaba liderada por Horacio “Pechi” Quiroga, el intendente capitalino que falleció este mes. En el oficialismo provincial afirmaron que ese vínculo por fuera de lo racional inclinó la balanza en favor de la alianza macrista. En especial, porque la boleta se mantuvo en el cuarto oscuro con la cara de Quiroga, ya que su muerte a días de los comicios impidió que se realizaran las reimpresiones.

Así, quien sostuvo su lugar en el Senado fue Lucila Crexell, quien había roto con el MPN (llegó en 2013 por ese espacio) y secundó a Quiroga en la lista de Juntos por el Cambio. Sin embargo, para llegar tuvo una doble batalla: judicial y política. En el primer aspecto, Crexell apeló el fallo de la Justicia que obligaba, sobre la base de un decreto presidencial, a que el reemplazante de Quiroga sea una persona del mismo género y no haya un corrimiento de la nómina, hecho que la hubiera dejado al frente de la ristra. Pero la Cámara Nacional Electoral le dio la razón a Crexell. Asimismo, la mesa provincial de la alianza había respaldado a Pablo Cervi, primer suplente, para que sea el reemplazante. Incluso, Ayelén Quiroga, hija del intendente fallecido, le había bajado el pulgar a la senadora.

Ayer, en una suerte de revancha, la dirigente ex MPN le dedicó su segundo lugar a Pechi Quiroga. “Lo primero que me surge expresar es mi admiración y cariño por Pechi. El pueblo de Neuquén lo tiene en su memoria”, dijo en la red social Twitter.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario