Política

Polémica por contenedores de basura inteligentes en avenida Corrientes

Se trata de los tachos instalados sobre la arteria porteña que sólo se podrán abrir con una tarjeta magnética. La novedad trajo quejas de recuperadores urbanos y referentes sociales.

La remodelación de la avenida Corrientes en pleno centro porteño no quedó exenta de polémicas. Las reformas en la arteria incluyeron la instalación de grandes contenedores de basura inteligentes que sólo pueden abrirse con una tarjeta magnética.

La novedad trajo una catarata de objeciones y polémicas de referentes sociales y recolectores urbanos, a quienes se les impediría acceder a los desechos. Los contenedores sólo podrán abrirse con tarjetas magnéticas similares a la SUBE que sólo estarán en manos de quienes residan sobre la avenida Corrientes.

El encargado de presentar la novedad durante la reinauguración de avenida Corrientes fue ni más ni menos que Edaurdo Macchiavelli, ministro de Ambientes y Espacio Público de la Ciudad. El propio funcionario fue quien mostró el sábado pasado cómo funciona el flamante sistema.

"El objetivo de los contenedores es tener una ciudad más limpia y que la basura esté adentro del tacho y no dispersa por toda la calle. El recuperador urbano no saca la moneda del día de esos contenedores. Se las rebusca en los contenedores verdes y en otros barrios", dijo Diego Santilli, vicejefe del gobierno de Buenos Aires.

Sin embargo, los nuevos contenedores de la Ciudad despertaron polémica entre algunos dirigentes sociales al considerar que se trata de una medida poco feliz en momentos en que la pobreza afecta a más del 30% de la población.

Una de las voces cantantes de las críticas fue la de Juan Grabois, quien señaló que los contenedores inteligentes “van a durar 10 minutos” porque “la gente los va a romper por desesperación para encontrar sobras y poder comer".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario