Edición Impresa

Polémica: impulsan en más provincias legalización de Uber

En Mendoza ya tiene media sanción. Córdoba, Neuquén y Posadas también lo analizan. Y, en Rosario, concejales habilitaron discusión. En las últimas horas en CABA hubo otro ataque de “caza Uber”.

Mientras crece la tensión con choferes de taxi en todo el país, más provincias avanzan en proyectos para legalizar el funcionamiento del sistema de viajes a través de Uber.

Al impulso que ya dio Mendoza vía Legislatura se suma ahora una propuesta idéntica en Buenos Aires: el diputado Guillermo Castello (Cambiemos), elaboró una iniciativa que busca blanquear esta actividad por cuanto representaría "mayor competencia, mas opciones, precios mas bajos y mas empleo para los bonaerenses".

"En otras partes del mundo se están utilizando mucho estas redes" y que "con las nuevas tecnologías está existiendo un vacío legal y nosotros venimos a llenarlo. Creemos necesario que debe haber una regulación específica", señaló el legislador por la ciudad de Mar del Plata en declaraciones radiales.

Respecto de la resistencia que genera de parte de taxistas y remiseros, Castello dijo que "nosotros no vemos que se perjudiquen, a lo sumo suplanta el servicio público o los vehículos particulares porque bajan mucho los costos".

Incluso, la idea es que "taxis y remises también puedan utilizar estas plataformas", indicó el diputado por Cambiemos, quien además apuntó que "tanto las empresas tecnológicas como las plataformas deben tener todas las obligaciones legales y tributarias, licencias profesionales, certificado de antecedentes personales, que tanto el responsable como el conductor estén inscriptos y tributen. Me parece que todo eso contribuiría a que todo sea más claro". Y justificó en que como los viajes que se realizan a través de estas aplicaciones se pagan con tarjetas de crédito "el Estado recaudaría más, los usuarios podrían viajar más barato y también serviría como una reinserción laboral para la gente. Desde cualquier punto de vista que lo miremos va a ayudar a la economía en general", concluyó.

Si bien la Ciudad de Buenos Aires aparece como el epicentro de la batalla contra Uber, en otros distritos también existen proyectos que pusieron en alerta a choferes de taxi. En la ciudad misionera de Posadas y en Córdoba se presentaron propuestas en el ámbito legislativo tendientes a proteger a los usuarios y consumidores permitiendo la incorporación de plataformas tecnológicas. Mientras, en la ciudad de Neuquén el secretario de Modernización, Rubén Etcheverry, abrió meses atrás el debate sobre tecnología y transporte.

Por último, en Rosario, otra de las importantes plazas del país, la concejal radical María Eugenia Schmuck dijo que "sería interesante analizar la posibilidad de incorporar los aspectos diferenciales que plantean este tipo de aplicaciones". Sin embargo, José Iantosca, referente de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario, salió al cruce de esa afirmación y acusó a Schmuck de trabajar " para destruir al país y destruir al laburante de la ciudad de Rosario".

En tanto, ayer hubo en la Ciudad de Buenos Aires otro episodio violento vinculado con la puja entre choferes de taxi y conductores de Uber. Un auto cuyo dueño lo había utilizado para trabajar como chofer de la empresa fue pintado e incendiado cuando se encontraba estacionado en una calle del barrio porteño de Villa Devoto.

Las sospechas apuntan a que se trató de un nuevo y violento ataque de los "caza uber", que estarían vinculados a un grupo de taxistas que se oponen al servicio ofrecido a través de una aplicación para celulares, al calificarlo de ilegal y por lo tanto, de competencia desleal.

Los ataques contra vehículos de Uber u otros servicios de remises similares se vienen repitiendo en CABA. En general se trata de disparos con armas de aire comprimido o postas de goma, que dañan los cristales de los vehículos, con riesgo tanto para el conductor como para los pasajeros.

El 2 de julio pasado, la Justicia porteña resolvió procesar sin prisión preventiva a un taxista sindicado "caza Uber", Martín Facundo Senson, de 32 años, al imputarlo por los delitos de "Lesiones leves, daños y coacción" por haber atacado a dos chóferes del servicio Cabify, que funciona en forma legal en la Ciudad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario