Política

Polémica por reforma que endurece norma porteña

El defensor adjunto de la Ciudad, Luis Duacastella, advirtió que con la reforma del Código Contravencional porteño (ver nota aparte), “se pretende instalar mecanismos autónomos de control social en manos de la policía” y que “llevará a la criminalización de colectivos y comunidades en situación de clara vulnerabilidad”.

El funcionario dijo que se incorpora el arresto “en figuras que ya existen -como el acoso sexual callejero o el caso de los cuidacoches- y en nuevos tipos contravencionales (como limpiar vidrios o fijar carteles en la vía pública)” y que preocupa “en aquellos casos en los que acción sancionada es un medio de vida” porque “esto permitiría la detención de, prácticamente, cualquier acción realizada en el espacio público”.

En el mismo sentido, el bloque Unidad Ciudadana de la Legislatura porteña, que rechazó la norma, justificó su voto en contra, mediante un comunicado que asegura que la norma “criminaliza la pobreza y no persigue a las mafias”.

Sin embargo para Diego Santilli, vicejefe y ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, “a partir de ahora los vecinos tienen una legislación que los protege de las mafias que operar en el espacio público y que combatimos desde el Estado, ahora con leyes más justas”.

En ese sentido, el titular de la Legislatura, Francisco Quintana (PRO) explicó que con la nueva norma que agrava penas e incorpora nuevas figuras contravencionales, “en el caso de la prohibición de los trapitos, estamos atendiendo una demanda de larga data de los vecinos, agregando un agravante en caso de desigualdad de género” y destacó que “esta fue la sexta vez que el oficialismo puso en tratamiento el tema de los trapitos”.

El legislador consideró “injusto que una persona se adueñe del espacio público, le diga a los automovilistas dónde estacionar y exija un pago a cambio”, y que “las penas serán más duras cuando la actividad se lleve a cabo en oportunidad de eventos masivos -con o sin participación de un club -, cuando exista connivencia policial o una organización previa”.

Para la legiladora Natali Fidel, “ con los cambios estamos actualizando ciertas normas de convivencia en el espacio público, tanto físico como virtual para prevenir conflictos y proteger a todos los vecinos”.

La reforma la envió Horacio Rodríguez Larreta a la Legislatura y contó con meses de discusión en las comisiones, para aprobarse finalmente con cambios a propuesta del radicalismo (ver nota aparte).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario