Acoge Kirchner a su "gauche": otros clamores

Política

Entre tanto peronismo, Néstor Kirchner abrió la quinta de Olivos, la noche del miércoles, a un dúo de socialistas amigos, el vicejefe de Gabinete, Oscar González, y el diputado Ariel Basteiro, kirchnerizados que litigan sobre el manejo del PS bonaerense.

Fue un gesto para el ala «progre» del malón K y forma parte, aunque con una lógica propia, de las señales que el ex presidente les envía a los grupos que opera por fuera del PJ de que los contendrá, en una versión 2009 de la Concertación, sin Julio Cobos, claro.

Gente sigilosa, González y Basteiro fueron citados a Olivos, donde Kirchner los escuchó y les leyó, como a todos, su Biblia optimista. El socialismo -que festejó el fin de las AFJP, ley contra la que en su momento luchó Alfredo Bravo- tiene su propia cuita: Rubén Giustiniani se les apropió del PS bonaerense y los dejó, por ahora, sin sello.

Está pendiente de resolución, de hecho, la interna que está convocada para el 30 de noviembre, pero la intervención dictada en La Pampa casi irremediablemente va a postergar, o directamente suspender, esa elección para elegir nuevas autoridades. 

Todo depende del «dios» Blanco: Manuel Humberto, el juez federal con competencia electoral de La Plata, que tiene en su despacho el expediente del PS para resolver si hay o no internas. Todo indica que, en noviembre, no será la ocasión.

Pero el socialismo de González y Basteiro, sin partido en Buenos Aires, es una de las patas de la « gauche» K, que volvió a respirar tras algunas señales del ex presidente de que no está, a pesar de que todo indica lo contrario, encorsetado al peronismo primordial.

De hecho, la semana pasada, así como este miércoles recibió a González y a Oscar González Basteiro, Kirchner citó en Olivos a Edgardo Depetri y a Emilio Pérsico, jefes del Frente Transversal y del Movimiento Evita respectivamente, que le llevaron el clamor hasta la quinta.

  • Reflexión

    Este sábado, el Evita invitaa reflexionar al Mercado Central, como antesala de un acto el 18 de noviembre en el Luna Park donde, según avisan, el orador principal será el propio Kirchner. Previsible, abundarán las pancartas con la consigna Néstor 2009.

    A esa movida, además del Evita y el FT de Depetri, se plegaron el Frente Grande que capitanea Eduardo Sigal, Militancia Social de Ariel Passini -con terminal en Alicia Kirchner- y grupos menores, como el romántico Partido Comunista Congreso Extraordinario.

    En esa mesa no está el socialismo K pero, se sabe, ha tenido acercamiento con el grupo donde, además, orbita el Partido de la Victoria que preside Graciela Ocaña, a quien se comenzó a ver en esa cofradía de progresistas vernáculos como potencial candidata a diputada en 2009.
  • Dejá tu comentario