Aumento a policías es lo más rescatable del plan Arslanian

Política

Fue puesto ayer en funciones por Felipe Solá el nuevo ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanian. Ante un numeroso grupo de comisarios que lo escuchó con gesto hosco, anunció que el coordinador de la Policía será un civil, quien reemplazará al actual responsable, el comisario general Eduardo Colacci. También, que será creada una policía para el conurbano. Se confirmó que otorgará un aumento de salarios al personal policial, que surge de un reacomodamiento del escalafón. En privado, el gobierno nacional aún duda sobre el apoyo que prestará a la gestión de Arslanian, en particular la ayuda técnica con medios militares. El jefe del Gabinete, Alberto Fernández, dejó todo en el aire: dijo que esta cuestión es objeto de análisis y que será Néstor Kirchner, a su regreso de Río Gallegos, quien tome esa controvertida decisión política. La crisis de seguridad apuró el primer conflicto político fuerte entre Eduardo Duhalde y el Presidente por el reparto de fondos. En ese sentido, el resto de las provincias pidió al gobierno nacional que le preste la misma ayuda que a la de Buenos Aires para enfrentar la ola delictiva.

El sistema de ascensos por antigüedad y la división entre oficiales y suboficiales desaparecerán del régimen de personal de la Policía Bonaerense si prospera un proyecto que ayer anunció el ministro de Seguridad, León Arslanian, y que, dijo, será enviado a la Legislatura provincial.

Con 46.500 efectivos -de los cuales cerca de 30.000 son suboficiales- la Bonaerense es la fuerza de seguridad con mayor cantidad de efectivos del país, sobre la cual Arslanian pretende aplicar una reforma tan pretenciosa como, a simple vista, compleja.

El modelo, denominado de escalafón único, implica la desaparición de la histórica división entre oficiales y suboficiales -con formación y responsabilidades distintas-, y la introducción de la variable «desempeño» como parámetro para definir ascensos y remuneraciones.

En cuanto a los ascensos,
Arslanian señaló ayer su objetivo.«En ningún caso se requerirá la permanencia de un tiempo mínimo para poder ascender, se premiara así el mérito y se estimulará la competencia.»

Sobre los salarios, el ministro señaló que con el sistema actual «existe una estructura rígida» -igual jerarquía, igual pago- que no permite reconocer el desempeño de cada uno de los uniformados.

De este modo, como adelantó este diario el lunes pasado, se aplicaría un incremento salarial a los efectivos, aunque éste sería
«selectivo»: no sólo por las funciones que desarrolle cada uniformado, sino también por su «capacidad» y « responsabilidad» para cumplir esa tarea.

• Bases

Ayer, en La Plata, Arslanian detalló los bases de su proyecto:

• Recompensar a los efectivos por la responsabilidad del cargo, las habilidades adquiridas, la dedicación y claridad de su desempeño.

• Proveer los medios necesarios para
«incentivar» el progreso y crecimiento del personal en la carrera policial, promoviendo también el cambio hacia una cultura organizacional diferente.

• Actualmente, existen 17 grados jerárquicos, pero la escala de sueldos sufre importantes distorsiones.
No hay relación lógica entre el nivel de responsabilidad y el salario. Con el nuevo esquema quedarán nueve grados.

• El factor preponderante para el ascenso es la antigüedad.
«No se premia el liderazgo, capacidad de iniciativa; en lugar de ello el nuevo régimen adopta criterios sistémicos, de sencillez y flexibilidad», señaló el ministro.

• En cuanto a salarios, el criterio rector es remunerar a cada persona de acuerdo con su actuación.

• El nuevo esquema prevé el ingreso del escalafón oficial de los egresados de los institutos de formación policial, los egresados de las universidades o institutos de enseñanza superior, previo examen de admisión, y también a los egresados de diversos establecimientos de altos estudios a grados intermedios policiales, siempre que acrediten conocimientos destacados y nivel de excelencia, también previo examen.

Respecto del proceso de adaptación,
Arslanian explicó que en principio «convivirán» el nuevo escalafón con el residual.-Habrá, asimismo, un proceso de reconversión para el personal que continúe revistando en el escalafón residual hasta tanto puedan ser dados de alta en el nuevo, por caso completando estudios secundarios.

Además,
para incentivar los retiros, Arslanian promoverá modificaciones al régimen de jubilaciones y pensiones, que establece como edad tope jubilatoria los 60 años. Además se pagará ciento por ciento del haber para quien posea 35 años de servicios.

Dejá tu comentario