Carrió como en los mejores tiempos

Política

•"Imposible vivir en Argentina con una presidencia de Cristina". (La conoce)

• "A Francia sólo fue a sacarse fotos, como todo Latinoamericano en campaña"

•"No puedo sentarme con un corrupto como Lavagna" (También lo conoce).

Elisa Carrió volvió ayer a sus viejas costumbres. Atacó al gobierno, pero fue especialmente dura con la posible candidatura de Cristina Kirchner, a quien conoce muy bien de las épocas en que juntas conformaron la Comisión Investigadora contra el Lavado de Dinero, cuando, como ayer, denunciaba día y noche a banqueros y funcionarios por sus transferencias de fondos al exterior. Esa acción, que generó injusticias en muchos casos, la llevó a confrontar en ese momento con la entonces diputada por Santa Cruz. Ahora dice que sería imposible vivir con ella como presidente. Fue un ataque tan duro, durante una entrevista radial, como cuando denunció penalmente a sus compañeros diputados por votarle superpoderes a Domingo Cavallo. Tanto como cuando también ayer se negó a acercarse a Roberto Lavagna por considerarlo « corrupto».

Pero sin duda uno de los problemas que enfrentan hoy candidatos de la oposición como Carrió es confrontar con el gobierno de Kirchner en materia económica. Existe, inclusive, una autocensura en algunos partidos, como el caso del radicalismo, que se niegan a criticar cualquier aspecto de la actual economía. Carrió ayer se salió de esa senda, pero sin enfrentar ninguna medida específica del gobierno: «Creo que nosotros como pueblo estamos confrontados a la mentira. Hay dinero y hay mentira. Mentira sistemática que ahora es obvia, del INDEC a Gerez», dijo.

  • Definición

    Mucho más dura estuvo Carrió en esta vuelta a sus épocas más virulentas cuando definió el sistema de poder de los Kirchner.

    «¿Cómo se imagina el país gobernado por Cristina como presidenta y Kirchner teniendo el poder del peronismo?», se le preguntó.

    «No, del peronismo no; de los negocios que hicieron durante su gobierno, del gas, de la energía, del petróleo. Yo creo que algo del orden de nuestra salvación se va a jugar para que eso no suceda», dijo volviendo al misticismo.

    «Creo que eso que va a ser imposible de vivir va a ser evitado por los propios argentinos. Yo estoy convencida de que el resultado electoral de octubre no va a ser el que predicen las encuestas o el INDEC, que es lo mismo. Estoy segura de que esta sociedad va a reaccionar», siguió.

    Insistió la arista en preservar esa pureza que reivindica para alardear de su supremacía en la arena política y no aliarse con ciertos candidatos: «No es lo mismo Carrió que Sobisch, no es lo mismo Carrió que Macri. No pidan un rejuntado para un picadito de fútbol en la esquina, se trata de cambiar un país y ese resultado va a ser maravilloso para todos y creo que lo mejor que nos puede pasar a nosotros como nación es que armonizando con nuestra conciencia y votando con dignidad nos demos cuenta de que todos juntos podemos salir de este pantano del dinero y de la mentira».

    Para Carrió, tanto Néstor como Cristina Kirchner son una anécdota política, como lo fue toda la gira de Cristina en París: «Pongamos el ejemplo de Francia, la señora senadora iba a hacer una campaña por imagen que va de Shakira a Hillary Clinton con dinero del Estado. Esta es la campaña. Empezó en diciembre, fue a sacarse fotos con Hillary Clinton, a lo mejor si hay qué se yo, algún gorila famoso en el mundo se va a sacar fotos y no va a hablar».

  • Falta de diálogo

    Si algo le sobra a Carrió es su capacidad para hablar y teorizar. Desde allí atacó a Cristina en lo que es hoy inevitable: la falta de diálogo con la prensa, que sólo morigeró en París dando una serie de reportajes a medios amigos o, al menos, no hostiles: «Va a tener que hablar si es presidenta, pero mientras tanto no va a hablar. Ahora, ¿qué pasó de importante en ese viaje a Francia? El tratado. El escenario montado por el poder es vulgar, es típicamente latinoamericano. Miren, yo he viajado por el mundo muchísimo y he viajado como legisladora y mucho antes de ser legisladora. Todos los políticos latinoamericanos van y se sacanfotos en campaña, les dan 5 minutos y se sacan una foto».

    «Lo único importante de ese viaje fue el Tratado sobre Desaparición Forzada de Personas. Ahora se hace mundial aunque esto era del tratado regional. Yo sólo le hubiera pedido a la senadora Kirchner que pueda explicarle al pueblo de la nación la importancia de esa firma», siguió.

    En cuanto a alianzas para octubre, Carrió confirmó las que hasta ahora viene llevando adelante su partido: «Estamos acordando con el socialismo a nivel nacional, estamos acordando con Patricia Bullrich, estamos acordando con el radicalismo disidente en la provincia de Buenos Aires. Nosotros somos muchos, me sacan la foto sola porque eso le conviene a 'Clarín'».

    Y cerró terminante ante cualquier posibilidad de hacer un acuerdo con Roberto Lavagna: «La sociedad nos puede pedir cualquier cosa, lo que no me puede pedir es que nos juntemos con corruptos».
  • Dejá tu comentario