Carrió pidió una Policía porteña

Política

Elisa Carrió incursionó ayer por la Legislatura porteña, donde el ARI tiene una bancada de 11 de diputados que, junto a la titular partidaria, reclamó por la transferencia de la Policía y la Justicia a la Ciudad de Buenos Aires. El ARI presentó un proyecto de ley para modificar esa norma, que debería sancionar el Congreso.

Carrió, además, aprovechó la tenida para criticar a Julio De Vido y también dar consejos sobre el tema papeleras (ver nota aparte).

Junto al ex jefe de gobierno Enrique Olivera y al titular del bloque porteño del ARI, Fernando Melillo, la diputada habló sobre la importancia de modificar la llamada ley Cafiero que acotó la autonomía de la Capital Federal. Además, Olivera presentó por la mañana un recurso de amparo para declarar la inconstitucionalidad de la norma.

El reclamo por la transferencia de la Policía y la Justicia a la Ciudad es recurrente en cada campaña electoral o conflicto relacionado con la seguridad o problemas de control. Desde 1996, cuando se eligió por primera vez con el voto al intendente (por entonces Fernando de la Rúa), resurge la polémica por el traspaso de las comisarías porteñas a la órbita de la Capital.

Carrió cree que el planteo, en año no electoral, podría descubrir la oportunidad para que se efectivice. Muchos proyectos pasaron y durmieron por el Congreso, que es el que debe cambiar o derogar la ley Cafiero, si el gobierno nacional lo quisiera de acuerdo con el porteño.

Sin embargo, los problemas de autonomía de la Ciudad se extienden a otras competencias, como el control de algunos servicios públicos (transporte, agua, etc), el Registro de la Propiedad Inmueble, el puerto o los juegos de azar.

El Gobierno porteño «no puede prestar servicios, ni en consecuencia hacerse responsable, ni tutelar a sus ciudadanos en dos materias centrales como son Justicia y seguridad», sostuvo Carrió.

Olivera dijo que la ley Cafiero «daña la gobernabilidad de la Ciudad de Buenos Aires, afecta la disponibilidad de la Constitución y significa riesgos para la calidad de vida de los ciudadanos». Ninguno recordó que todos, incluido el destituido Aníbal Ibarra, compartieron la extinta Alianza que durante un tiempo gobernó tanto en la Nación como en la Ciudad, pero no se hizo el traspaso.

  • Promesas electorales

    Carrió aseguró que la iniciativa forma parte del «cumplimiento de las promesas electorales», que su partido había efectuado durante las últimas elecciones legislativas y que «no hay Estado autónomo si no se pueden prestar los dos servicios básicos públicos que definen un Estado», Justicia y seguridad.

    «No quiere decir que salga hoy, pero con paciencia lograremos esta autonomía, que es compleja

    A modo de ejemplo, la diputada señaló el caso de la empresa estatal de aguas y consideró: «Imagínense con Julio De Vido, sospechado, sospechoso, lo peor desde López Rega», dijo y guiñó un ojo a los movileros: «No se preocupen, los diarios no lo van a publicar», acotó en relación a la mortificante frase contra el ministro de Planificación.

    Por otra parte, Carrió consideró que «si la oposición se pone de acuerdo, el proyecto puede salir» y que la oportunidad podría darse «como cuando conseguimos quitarles los fueros a los diputados, que parecía imposible».

    «Las leyes salen en contextos adversos, no por buenas intenciones pero salen. Hay que dar batalla. Cuando los oportunistas lleguen, nosotros ya habremos estado trabajando. Hay que trabajar en la legitimación del reclamo.» A lo que Olivera agregó que «el recurso de amparo puede ser un acelerador».

    La visita de Carrió a la Legislatura se produce luego que esta semana también Ricardo López Murphy dio desde allí una conferencia junto a su bancada.
  • Dejá tu comentario