Congreso: demora para agitar recintos, dudas por leyes y lupa de Massa a reglamento

Política

El presidente de Diputados quiere acotar sesiones para sumar visibilidad pública de los debates y evitar tropelías de legisladores con sueño. La Cámara alta sigue en receso y todos esperan la vuelta de Cristina de Kirchner, quien se fue a Cuba a visitar a su hija, Florencia.

En medio de las volteretas que da el Ejecutivo con los proyectos a tratar durante la prórroga de las sesiones extraordinarias, el presidente de Diputados, Sergio Massa, comenzó a agitar la idea de modificar el reglamento para evitar encuentros maratónicos en el recinto, sumar visibilidad pública a los debates y no sufrir las tropelías de legisladores con sueño.

La batería de dudas de Casa Rosada con respecto a qué leyes votar podría disiparse en pocos días: Cristina de Kirchner regresará el domingo próximo de Cuba -fue a visitar a su hija, Florencia- y la Cámara alta también saldrá, en parte, del curioso receso que dio la poderosa secretaria administrativa, la camporista María Luz Alonso, pese a un período de sesiones extraordinarias que tiene plena vigencia.

El argumento de Alonso es ahorrar durante el período estival, aunque ya se vieron los primeros movimientos de dinero con respecto a obras en el Senado, tal como contó días atrás este diario. La secretaria administrativa del Senado tendrá la compleja tarea de dar transparencia a zonas muy oscuras que llevan largos años.

Hasta ahora no fue anunciado ningún cambio importante, salvo la revisión de algunas acciones realizadas por la gestión macrista que llevó a cabo Gabriela Michetti -comunicadas sólo a un sector de los acreditados en la Cámara alta-, quien se mostró sonriente junto a Cristina de Kirchner antes de dejar el cargo.

Con respecto al reglamento de Diputados, Massa y algunos bloques opositores buscan desdoblar las sesiones maratónicas, lo que implicaría frenar los debates a las 22 y reanudarlos a la mañana siguiente, sin necesidad de reunir quorum. Es decir, como cuando se retorna tras un cuarto intermedio. Esta situación fue incluso comentada en diciembre pasado en la Cámara baja.

Un punto urticante a resolver son las cuestiones de privilegio que solicitan los diputados al inicio de la sesión. Muchas veces, dilatan el inicio de los debates verdaderos por un par de horas. Una opción es dejarlos para lo último de las sesiones.

Por otra parte, Massa y legisladores quieren tener monitores en las bancas para ver los cambios de leyes durante las discusiones en particular para no repetir lo ocurrido en diciembre pasado con el megapaquete de ajuste kirchnerista, que tuvo minutos exasperantes ante la confusión de diputados con la letra chica del proyecto y las modificaciones solicitadas por la oposición.

Las propuestas sobre el reglamento, sin embargo, quedan de lado ante la preocupación que existe en el oficialismo por la demora del Ejecutivo para dar la orden de votar proyectos. Massa almorzó días atrás con Alberto Fernández: dialogaron sobre el contexto internacional, acuerdos de precios y salarios, y la creación del Consejo Económico y Social.

Sobre el último tema, desde Casa Rosada aún no se confirmó una decisión clara de agregar el tema a la prórroga de extraordinarias, o incluso enviar una iniciativa propia al Congreso. En cuanto a precios, se deslizó la posibilidad de reflotar la polémica ley de góndolas. Ahora se habla de otro texto a presentar, sin demasiadas precisiones.

Mientras que Diputados espera para sancionar el freno al Pacto Fiscal -en principio, el 22 de enero-, el Senado no se moverá hasta que Cristina de Kirchner regrese de Cuba. En agenda se encuentran las designaciones de autoridades en el Banco Central, para lo cual se tendrá que constituir la Comisión de Acuerdos, que quedará en manos de la filosa camporista Anabel Fernández Sagasti.

Otra falta desde el Ejecutivo: demora el envío de proyectos sobre jubilaciones de jueces y diplomáticos -están en la agenda de extraordinarias, pero no aparecen las iniciativas y no se agregaron las políticas en el temario-, y el tiempo también corre para la comisión que tiene que convocar Casa Rosada con el fin de discutir un nuevo mecanismo para actualizar los haberes previsionales. El último antecedente que quedó en la nada fue la comisión que creó la ley de reparación histórica del macrismo, que tenía como objetivo una reforma integral del sistema.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario