Corrientes: pactistas K, ahora sin partido

Política

El comité nacional de la UCR intervino ayer el radicalismo de Corrientes en una nueva ofensiva contra la concertación que impulsa la Casa Rosada para las elecciones presidenciales del 28 de octubre. Al igual que en Mendoza, ahora el partido tendrá una nueva autoridad que intentará alinear a sus correligionarios correntinos tras la figura de Roberto Lavagna.

El contraataque de Gerardo Morales, máximo cacique de la UCR a nivel nacional, apunta a impedir que los gobernadores Julio Cobos (Mendoza), Arturo Colombi (Corrientes), Miguel Saiz (Río Negro), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca) usen el sello radical para adherir a la candidatura de Néstor o Cristina Kirchner.

La intervención del partido en Corrientes comprende al comité provincial, la convención provincial, la junta electoral y la junta disciplinaria provincial.

  • En la mira

    Entre los fundamentos de esta medida, el comité nacional menciona «la grave situación política por la que atraviesa el distrito Corrientes de la Unión Cívica Radical, donde su actual dirigencia promueve adherir a la convocatoria denominada concertación plural». Pero en la mira de la cúpula de la UCR también están Santiago del Estero, Catamarca, Río Negro y Neuquén. La medida fue adoptada durante una reunión del comité nacional, presidida por Morales, y en la que se designó a José Luis Bellia y a Mario Scholtz interventores del distrito, quienes contarán con todas las atribuciones que correspondan sobre los organismos intervenidos, debiendo rendir cuentas de su gestión en forma quincenal a la mesa directiva del comité nacional.

    Los interventores deberán garantizar la postulación de candidatos a legisladores nacionalespor la UCR en el marco de la Concertación por una Nación Avanzada (UNA) que lidera Lavagna para las elecciones del 28 de octubre próximo.

    Ayer, el presidente del comité provincial de la Unión Cívica Radical de Corrientes, Sergio Flinta, salió a rechazar la intervención. El dirigente sostuvo que la medida decidida por el comité nacional «es consecuencia de la coherencia mostrada por el partido en su decisión de acompañar la concertación».

    Y agregó: «Esto demuestra que el radicalismo correntino se ha mantenido siempre en una misma postura, apoyando la concertación propuesta por el presidente Néstor Kirchner, y como consecuencia de ello, se ha decidido la intervención».

    La UCR correntina le había reclamado a Morales que se le otorgara libertad de acción, propuesta que fue descartada por éste y llevará inexorablemente a la intervención de todos los distritos rebeldes que adhieren al kirchnerismo como tabla de salvación y con la esperanza de que el mendocino Cobos sea el candidato a vicepresidente del oficialismo.

    Flinta afirmó: «Si la decisión tomada se ajusta a derecho, vamos a acatarla; de lo contrario, apelaremos. Pero de una manera u otra, tendremos que sentarnos a conversar con el interventor y ver con qué postura viene».

    Además, el titular de la UCR correntina aseguró que si el comité nacional mantiene la posición de apoyar a Roberto Lavagna para las elecciones nacionales, gran parte de los afiliados no le va a hacer caso. «De cualquier manera -reafirmó-, hay una tendencia mayoritaria en el sentido de seguir el camino de la concertación. Los que no piensan así dentro del partido son una pequeña minoría no superior a 5%, por lo que será muy difícil para el interventor encolumnar a todos los afiliados detrás de la postura que ellos proponen.»
  • Dejá tu comentario