De política, ni hablar

Política

Néstor Kirchner habló ayer con el ministro de Relaciones Exteriores, Rafael Bielsa, para darle una orden concreta: las negociaciones con Venezuela deben concentrarse estrictamente en lo comercial, y dejar de lado cualquier actividad política. En blanco sobre negro la frase presidencial quiere decir que los negociadores de la Cancillería no tienen que dejarse impresionar por la verba de Hugo Chávez y las declaraciones sobre la intención de vender a la Argentina petróleo 20% más barato a cambio de alimentos, y concentrarse únicamente en estudiar si el intercambio comercial que plantea el visitante es conveniente o no para el país. La orden trajo tranquilidad a la Cancillería, que en los últimos días vivió con ciertas incógnitas sobre qué contenido concreto se le debería dar a los protocolos que se firmarían con los funcionarios venezolanos. El temor de los hombres de Bielsa, sobre todo por los negociadores comerciales del Ministerio de Relaciones Exteriores, era que el impacto político que el venezolano pueda traer en la opinión pública por estos días obligara a firmar algún acuerdo inconveniente para la Argentina, o directamente imposible de cumplir.

En este sentido, un vocero de la Cancillería argentina habló ayer con este diario y reflexionó que «para Venezuela es fácil porque todo lo hace el Estado. Puede ofrecer petróleo 20% más barato y decir que lo canjea por alimentos y que esa es la revolución bolivariana; pero para nosotros la situación es diferente».

Dejá tu comentario