El gobierno fantasea con que París catapulte a Cristina

Política

En Buenos Aires ya está todo preparado: desde la semana próxima, al regreso de la primera dama de París, varias encuestadoras están prestas a recibir las órdenes del gobierno nacional para comenzar a medir a Cristina Fernández de Kirchner como candidata a presidente de la Nación.

La gran esperanza oficial es que las fotos y la intervención de la senadora en París haya sido lo suficientemente potente como para acercar las intenciones de voto a las que tiene Néstor Kirchner, para liberar el próximo lanzamiento de la candidatura de la primera dama. Por eso, siguen puntillosamente la agenda de Cristina que transmite la televisión a diferencia de «Sucesos Argentinos» que cubrió la gira de Evita por Europa, pero en el cine.

  • Luego de citarse con Ségolène Royal y Villepin, ayer a destajo y con horas extras trabajaba toda la planta de personal de la embajada argentina en París, incluyendo al responsable Eric Calcagno, para conseguir el encuentro más importante de toda la gira de Cristina Fernández: la reunión con el ministro de Interior, Nicolás Sarkozy.

    Hasta ayer, las esperanzas estaban concentradas en que el viernes, a primera hora, el candidato oficialista para las elecciones de marzo para la presidencia francesa (y casi seguro ganador), acepte a sacarse la foto con la senadora.

    Sólo luego de ese momento, la delegación argentina respirará aliviada. Tampoco es cuestión de volver de París con la foto junto a una -se presume-perdidosa Royal.

  • Otro ausente en la gira de Cristina fue el presidente francés Jacques Chirac, que hizo llegar un discurso que fue leído por el canciller Philippe Douste-Blazy en la firma de la Convención Contra la Desaparición Forzada, en el que resaltó la labor argentina y de Julio Cortázar en el Coloquio de París de 1981. «Hace 26 años aquí se abría un coloquio con la ' Negación del Olvido', a través del cual Julio Cortázar lanzó un grito desesperado para denunciar las desapariciones masivas practicadas en América latina y llamó a las naciones a salvar a los 'pueblos de las sombras'», leyó el canciller, ante la centena de presentes en uno de los coquetos salones de Quai d'Orsay.

    La ausencia de Chirac fue debida a su apretada agenda, pero principalmente porque el Estado francés tiene la costumbre de ante esta clase de actos estar representado por su canciller. «Ese acto de 1981 fue fundador de esperanzas gracias a una gran movilización internacional», decía el mensaje.

  • Entre tanto, continuó la etapa turístico cultural de la gira de Cristina por París. La primera dama asistió anoche al teatro Chatelet para disfrutar del espectáculo de la bailarina argentina Paloma Herrera, que está representando «La Bayadere», junto con el American Ballet en el teatro ubicado en pleno corazón de París, a orillas del Sena.

    Rápidamente, la delegación oficial informó que la concurrencia de la senadora se debió a una invitación personal de Herrera, y que no se pagaron las entradas. Esta es la segunda oportunidad en la que la visitante dedica tiempo a cultivarse en la capital francesa.
  • Dejá tu comentario