Estrella, confirmado embajador de España

Política

Desde ayer, España tiene en la Argentina un nuevo representante diplomático, de origen socialista, político de profesión y con buena llegada en el gobierno de Néstor Kirchner. El elegido es Rafael Estrella Pedrola, de 50 años, quien tendrá como primera misión organizar en conjunto con Jorge Taiana el encuentro entre el presidente argentino y el jefe de gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la próxima cumbre iberoamericana del 3 de noviembre en Montevideo.

Estrella Pedrola recibió ayer oficialmente el plácet oficial, con lo cual comenzó formalmente su representación en Buenos Aires. Su nombramiento había sido reclamado informalmente en varias oportunidades por parte del gobierno local ante el de Zapatero, que reclamaba un nuevo diplomático que pudiera tener mejor comunicación que la que se sostenía con su antecesor, Carmelo Angulo, a quien desde las cercanías de Kirchner se lo consideraba un defensor demasiado explícito de los intereses de las compañías españolas (especialmente en el tema tarifario) y del titular del FMI, Rodrigo de Rato, enemigo declarado del jefe de Estado local. Al menos esto es lo que se suponía desde las oficinas oficiales argentinas, ante los movimientos públicos y privados que Angulo había hecho en su permanencia en Buenos Aires, a donde fue enviado en 2004, luego de un paso por Nueva York como representante de su país ante las Naciones Unidas.

En varios momentos, tanto Kirchner como el jefe de Gabinete, Alberto Fernández (en sus viajes a Madrid junto con Cristina Fernández de Kirchner), habían pedido una modificación en la representación del país europeo en la Argentina; como mecanismo válido para cerrar definitivamente algunas heridas que aún quedaban vigentes entre los dos Estados, heredadas de los últimos meses de gobierno de José María Aznar. Si bien en ningún momento los argentinos hablaron de nombres, lo que no corresponde por las normas mínimas diplomáticas internacionales, sí se deslizó la posibilidad que sea un hombre proveniente de las filas políticas del partido socialista, suponiendo que con esta condición el diálogo bilateral mejorará sustancialmente en las cuestiones comerciales y económicas.

  • Antecedentes

    El gobierno de Zapatero le dio el gusto a Kirchner y envió así a Estrella Pedrola, un hombre del propio riñón estructural del partido oficial español. El nuevo diplomático nació en Almería, es licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Granada, donde además trabaja como profesor. Hasta el momento de ser designado embajador, se desempeñaba como vocero socialista en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados español y responsable del Grupo Socialista en la Subcomisión sobre la Reforma del Servicio Exterior. Además, era integrante de las comisiones de Defensa y Mixta para la Unión Europea y presidente de la delegación española en la Asamblea Parlamentaria de la OTAN.

    Anteriormente, fue Senador (1979-1993) y presidente de las comisiones de Asuntos Exteriores (1982-1986) y Defensa. También se desempeñó como integrante del Parlamento Europeo (1986-1987) y del Congreso de los Diputados español desde 1993.

    Además, trabajó como presidente de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN (2000-2002) y vocero socialista en la Comisión Mixta para la Unión Europea (2000-2004).

    España es considerada por la Argentina como el principal aliado estratégico mundial fuera de América latina, tanto en términos económicos y comerciales como políticos. Hasta hace pocos meses, era además el único interlocutor válido para exponer la posición local ante la Unión Europea (UE), luego de la mala relación que la Argentina mantuvo con la mayoría de los Estados de ese bloque, luego de la salida del default. Sin embargo, desde hace varios meses comenzó a cambiar la estrategia oficial ante ese continente. Así hubo una mejora sustancial en los vínculos con Italia, incluyendo el encuentro entre Kirchner y el premier Romano Prodi en Nueva York de hace un mes, Alemania, Austria y Francia.

    En el caso particular de España, Estrella Pedrola deberá preparar en representación de su gobierno el contenido de la agenda que Kirchner y Zapatero discutirán en Montevideo en noviembre. Según se sabe, hay dos temas que serán ineludibles. El primero será el de las tarifas y la siempre demorada inversión energética, a ojos del gobierno local, de las empresas españolas en el país.
  • Dejá tu comentario