La inteligencia artificial, un motor para mejorar la democracia

Política

En la charla "Democracia, políticas públicas e inteligencia artificial" tres expertos trataron las principales implicancias del tema, los desafíos, las posibilidades a futuro y la actualidad a nivel local y mundial.

El manejo de la información se ha vuelto una tarea titánica de la mano del incremento exponencial del caudal de datos que acumulan los individuos, gobiernos, empresas, etc. Esto presenta un desafío para poner en práctica políticas públicas y modernizar el Estado. La inteligencia artificial se presenta como una herramienta para realizar procesos de manera más eficiente y eficaz, sin perder de vista el aporte humano clave para definir los casos especiales. El debate sobre la calidad de la democracia, en medio de una ola de disconformidad en Latinoamérica con los gobiernos, toma vital importancia.

En la charla "Democracia, políticas públicas e inteligencia artificial" realizada este miércoles en la Facultad de Derecho de la Universidad Austral se trataron las principales implicancias del tema, los desafíos, las posibilidades a futuro y la actualidad a nivel local y mundial. Ámbito Financiero fue media partner del evento en el que expusieron tres expertos de renombre en la materia.

Los desafíos

"Hay dos grandes enseñanzas que nos deja contar con la inteligencia artificial: no es una cuestión tecnológica, es una cuestión humana", explicó Juan Corvalán, Fiscal General Adjunto de la Ciudad, Co Director del Laboratorio de Innovación e Inteligencia Artificial de la Facultad de Derecho de la UBA. Explicó que el objetivo está en la adaptación de las personas a los sistemas de inteligencia artificial, no en la programación de código informático, sino en cómo hacer que las personas entiendan el tema y que las tareas sean más humanas.

Conversatorio Universidad Austral 27NOV Mariano Fuchila 10.jpg
Juan Corvalán

Juan Corvalán

Corvalán es el creador de Prometea, un algoritmo que se usa la Justicia porteña desde hace más de un año en el que la inteligencia artificial ayuda a resolver causas de diferente complejidad. Esta tecnología de punta a nivel mundial ayuda a recopilar datos de casos y sugerir resoluciones basadas en la jurisprudencia, para que luego una persona tome la decisión final.

Informate más: Prometea, inteligencia artificial para hacer Justicia

Por su parte, Dante Avaro, doctor en Filosofía Política e Investigador, es autor de "Hambrear a la bestia. Alimentar a los ciudadanos. Reflexiones en torno a los ingresos básicos y la democracia". "No sabemos muy bien para dónde van a ir las tecnologías apuntadas a la educación", empezó Avaro y expuso la incertidumbre sobre qué deben aprender los niños de hoy para el mundo de mañana y puso de ejemplo cómo en países desarrollados se les enseña programación desde chicos.

Avaro puso el acento en la aplicación pública y el diseño de políticas para un problema emergente al que llamó a atacar tempranamente: "Observamos una ventana de oportunidad". Destacó el papel de la universidad en poner su parte para hacer frente a estos desafíos.

El periodista Paulino Rodrigues ofició de moderador y preguntó a los expertos sobre las expectativas de incorporaciones futuras de tecnología en el ámbito público y nombró los casos de Prometea y del municipio online 24 horas.

"No es el Estado el que va a cambiar, es el conjunto de la sociedad el que va a cambiar, que mejora y que arrastra al Estado, que es una de las estructuras más sólidas pero también más conservadoras", respondió Henoch Aguiar, Director de ARSAT, profesor titular de la UBA y fundador de Digital Ius y ex Secretario de Comunicaciones de la Nación.

Aguiar fue contundente: "Solo con gobiernos altamente eficientes en el procesamiento de la información vamos a tener la posibilidad de tener políticas verdaderamente humanas".

La región y el mundo. Perfilamiento y libertades individuales

Un punto presentado por Rodrigues en el debate fue el de los derechos humanos al enfrentarse a la cibervigilancia, la inteligencia artificial y los marcos de protección para los individuos, temas que fueron puestos en el contexto internacional y local.

"Con internet Latinoamérica tuvo una deuda y la sigue teniendo", comenzó Corvalán al enfocarse en el problema de la protección de datos de los ciudadanos y dio el ejemplo de Europa, que cuenta con una legislación limitada, pero igualmente de las más avanzadas, en este aspecto. La recolección de datos de navegación, el "perfilamiento" de la persona que navega en internet y que recibe información dirigida en función de sus preferencias, es para letrado "una de las preocupaciones máximas", y que en Argentina no está regulada.

Conversatorio Universidad Austral 27NOV Mariano Fuchila 11.jpg
Dante Avaro

Dante Avaro

Para Avaro existen "varios niveles de problemas". Nombró, como el más evidente, a China por su menosprecio a los derechos humanos y mencionó la cibervigilancia extrema que hace el gigante asiático, además del bloqueo de redes sociales occidentales. Sobre el perfilamiento, el trackeo de datos y los algoritmos que comparten y venden información personal planteó una discusión: "¿Los datos son tuyos y por eso hay que resguardarlos? ¿O lo que hacen las empresas es explotar los datos a través de observaciones que antes no existían?"

Informate más: Mlynkiewicz: "Tratamos de incentivar en todas las áreas de gobierno la cultura del dato"

Corvalán intervino para fundamentar que uno no se vuelve dueño de los datos de un tercero solo por observarlos. "La información está dentro de la esfera de la intimidad y privacidad de un ser humano", sostuvo. Expresó la seriedad del perfilamiento y la venta de perfiles que pueden ser eventualmente aprovechados en campañas políticas sin consentimiento del usuario. "Ahí hay un punto en el que el Estado tendría que mínimamente meterse", propuso.

Políticas públicas, la democracia y la regulación

Más allá de la democracia participativa en la que vivimos, Aguiar imaginó una "una democracia personalista, donde cada ciudadano […] es capaz de decir, de presentar, de representarse a través de su idea en internet". "Lo que tendríamos que hacer desde la regulación política es defender la privacidad y la libertad para que cada ciudadano se transforme en un ciudadano protagonista", propuso.

"Hablar del Estado es hablar de algo monstruosamente grande", aseveró Corvalán sobre los desafíos y peligros de la centralización estatal de los datos y opinó: "Creo que el problema radica en dos cosas. El Estado no tiene protocolos ni buenas prácticas internas para proteger los perfilados. […] El segundo punto es que el Estado como tiene muchos sistemas que conviven entre sí no es interoperable, no comparten información".

Conversatorio Universidad Austral 27NOV Mariano Fuchila 06.jpg
Henoch Aguiar

Henoch Aguiar

Avaro planteó pensar un diseño institucional para enfrentar algunos de los problemas más acuciantes con tres puntos: "¿Qué sectores de la economía el Estado tiene que regular en la producción de la inteligencia artificial? ¿Cómo va el Estado a incorporar la inteligencia artificial? ¿A quién le va a rendir cuentas el Estado en el uso de la inteligencia artificial?". "Tenemos que dar el debate de cómo insertar el tema en la agenda pública", enfatizó.

"Fueron tan veloces los cambios en los últimos 25 años que a las sociedades y a los Estados les cuesta cada vez más reaccionar. Con la (ley) de Protección de Datos Personales se da perfecto. Dictan un reglamento que hoy, tres años después, queda obsoleto. Esto obliga a hacer algo mucho más disruptivo. Si el Estado no cambia de verdad sus estructuras es imposible que pueda estar a la altura. De hecho hoy está tan fuera de esto que Google hace literalmente lo que quiere con nuestros perfiles", afirmó Corvalán al explicitar de manera contundente la situación actual.

Avaro resaltó el desinterés de la sociedad por estos temas y principalmente el de los políticos, de quienes dijo que "no lo tienen en cuenta, no lo ven como un problema". Pero remarcó que a los políticos sí les interesa la inteligencia artificial cuando sirve para ganar elecciones y medir el impacto de ciertos temas en la agenda pública, e incluso direccionar esas opiniones.

La periodista y conductora Paola Prenat, quien fue la presentadora del evento, intervino para sostener que los políticos tienen un community manager porque aprendieron que a Facebook le hacen una campaña, a los de Instagram otra, y una diferente a los de Twitter. "Para eso usan la inteligencia artificial y las bases de datos para ganar campañas", dijo.

Conversatorio Universidad Austral 27NOV Mariano Fuchila 04.jpg

"Solo con gobiernos altamente eficientes en el procesamiento de la información vamos a tener la posibilidad de tener políticas verdaderamente humanas", dijo Aguier.

"Cuando nos hablan de algoritmos, de algocracia, una especie de poder de los algoritmos una reacción muy humana es tener miedo", sostuvo Avaro y se refirió a la ciberseguridad y los temores de la gente sobre el avance de los robots en distintas tareas.

Sobre la idea de que la tecnificación destruye el empleo, Aguiar se ocupó de desestimarla con datos. "Los países con más altas incorporación de tecnología vemos que tienen tasas de desempleo cercanas al 3% o 4%", dijo mencionó a Corea del Sur, Japón, EEUU, Alemania, Reino Unido y Hong Kong. Por eso puso la atención en liberar recursos humanos de tareas rutinarias para que estén al servicio de "ideas creadoras".

Aguiar también se ocupó de rebatir la idea de centro y periferia de los países, un panorama que cambió con la economía digital y la posibilidad de cualquier empresa de instalarse en cualquier parte de cualquier país. "El conocimiento no tiene más fronteras", dijo y agregó: "Dejemos de pensar que estamos en la punta del mundo". Destacó que la Argentina exporta u$s6.700 millones anuales en conocimiento.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario