Alberto Fernández en Israel: confirma cumbre con Putin y se agranda gira europea

Política

Sigue recolección de apoyos y fotos para la negociación con el FMI. Viaje relámpago de Kicillof, Solá y Béliz desde Jerusalén a Tel Aviv. Agenda internacional sigue a fin de mes con Roma, Madrid y París.

Jerusalén (Especial). Alberto Fernández terminaba la noche, ayer en Jerusalén, sumándose a una cena casi íntima junto a Fabiola Yáñez, el diputado Eduardo Valdés y su vocero Juan Pablo Biondi. Los tres se habían sentado a comer en un restaurante a 150 metros del Palacio Presidencial donde el jefe del Estado de Israel, Reuven Rivlin, recibió a más de 40 líderes mundiales en una cena oficial. En esa mesa el trío esperó a Alberto F., hasta que terminó la gala y, de paso, reforzó la cena oficial en la que se había servido pescado, lomo y marquise de chocolate.

Fue el final de un cansador primer día en Israel. El vuelo de Alitalia que llevó a la comitiva presidencial desde Buenos Aires había hecho escala en Roma y con una demora de más de una hora llegó luego a Jerusalén a las 16 (hora local). De allí partió al hotel y a la primera reunión en el marco del Quinto Foro Mundial sobre el Holocausto y el 75° aniversario de la liberación de Auschwitz que terminó con una foto de familia de los mandatarios presentes a la que aún no se había sumado Vladímir Putin.

Para ese momento ya estaba confirmado que Alberto F. tendría una bilateral con Benjamin Netanyahu el viernes a las 11, poco después de la que mantendrá con el presidente de Israel a las 10:30. Poco después se confirmó también que habría una bilateral técnica con Putin, aunque no estaba confirmado que incluyera un encuentro cerrado a solas. La existencia de ese encuentro con el presidente ruso fue el centro de negociaciones de último momento también desde Buenos Aires.

Más allá de eso no habían existido aún encuentros con otros mandatarios, ni siquiera en el hotel King David que Alberto F. comparte con 12 presidentes y 3 reyes.

También se sabía para esa hora que Axel Kicillof, Felipe Solá y Gustavo Béliz estaban en Tel Aviv para una misión reservada: en la agenda figuraba un encuentro en la fundación Shimon Peres y la visita a un edificio tecnológico, emblema de las startups que se multiplican en Israel.

El Gobierno, al mismo tiempo, confirmó la gira europea que arrancará poco después que Alberto F. regrese a Buenos Aires. El 31 de este mes habrá encuentro a solas con Francisco en la Santa Marta, el lunes 3 de febrero con el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, en Roma, el martes 4 con el presidente de Gobierno español, Pedro Sánchez, en Madrid y al día siguiente con Emmanuel Macron, en París. De esa gira habló también el argentino con el italiano Sergio Mattarella, para sumarlo a su agenda del lunes 3 y con el rey Felipe.

La gala de ayer contó también con discursos del rey de España en representación de la delegación de líderes, del profesor Yehuda Bauer, especialista en la temática de Holocausto. Entre los que escuchaban se encontraban: Netanyahu, el presidente de Alemania Frank- Walter Steinmeier, Macron, Alberto F., el rey Guillermo Alejandro de Holanda y Mattarella.

Rivlin abrió: “¡En nombre del Estado de Israel y el pueblo de Israel, bienvenidos a Jerusalén! Gracias a todos por venir. Esta es una reunión histórica, no solo para Israel y el pueblo judío, sino para toda la humanidad. Esta noche, al recordar a las víctimas del Holocausto y la Segunda Guerra Mundial, también marcamos la victoria de la libertad y la dignidad humana”. “Mañana nos reuniremos en Yad Vashem para recordar y asegurarnos de que nunca más vuelva a ocurrir. Yad Vashem es un instituto líder para la investigación y educación sobre el Holocausto conducido por historiadores. La investigación histórica debe dejarse en manos de los historiadores. El papel de los líderes políticos es dar forma al futuro”, dijo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario