Marcela Losardo se reunió con su par francesa y le pidió que retire condecoración a un represor

Política

La ministra de Justicia y Derechos Humanos mantuvo un encuentro con Nicole Belloubet, quien asumió el compromiso de elevar el reclamo al presidente Emmanuel Macron.

El Gobierno le pidió a Francia que retire una condecoración que el represor Ricardo Cavallo había recibido en 1985, cuando se desempeñaba como agregado de la Armada en la Embajada argentina en París. El planteo fue hecho por la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, a su par gala, Nicole Belloubet, durante una reunión que mantuvieron este miércoles en la capital francesa.

Se trata de la Orden Nacional al Mérito que la República Francesa le otorgó en 1985 al represor Ricardo Cavallo, quien en ese momento se desempeñaba como agregado de la Armada en la Embajada argentina en París.

Ante el planteo, Belloubet se comprometió a elevar el tema al presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien debe dar la orden para que se le retire la condecoración.

Losardo - Belloubet II.jpg
La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, se reunió con su par francesa, Nicole Belloubet.

La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, se reunió con su par francesa, Nicole Belloubet.

La funcionaria nacional remarcó que el pedido apunta a "cerrar así un episodio que contradice los valores democráticos y de respeto a los Derechos Humanos que comparten ambos países".

Días atrás, un grupo de sobrevivientes del centro clandestino de detención y tortura de la ESMA habían reclamado al Palacio del Elíseo: "Exigimos saber si este vergonzoso reconocimiento sigue vigente y de ser así solicitamos al Gobierno francés el inmediato retiro de esa condecoración para saldar definitivamente este oscuro episodio en la relación entre nuestros países".

El represor fue oficial de la Marina y entre 1976 y 1979 integró de un grupo de tareas de la ESMA: fue responsable del secuestro, tortura, violación, reducción a la servidumbre y asesinato de miles de personas, así como también estuvo involucrado en los vuelos de la muerte.

Tras pasar un tiempo en Francia con su puesto diplomático, luego se radicó en México, donde se forjó como hombre de negocios: sin embargo, en el 2000 fue extraditado a España por el juez Baltasar Garzón, quien investigaba delitos de genocidio y terrorismo de Estado.

Luego de la anularon de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, Cavallo pudo ser juzgado en la Argentina y en 2011 fue condenado a cadena perpetua, por lo que actualmente cumple su pena en un penal federal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario