Marcha en Capital reflotó los cortes

Política

Encapuchados y con palos, activistas de distintas agrupaciones de izquierda que responden a Quebracho intentaron ayer, sin éxito, protagonizar una protesta frente a la Casa de la Provincia de Santa Cruz para « repudiar la represión» a los petroleros. El fracaso de la movilización no evitó, sin embargo, que el microcentro se convirtiera en un verdadero caos, especialmente por la localización de la representación oficial, en 25 de Mayo casi esquina Sarmiento. Además, en simultáneo, otro grupo de piqueteros reforzaba el reclamo con una protesta frente al Ministerio de Trabajo, en Alem al 600, para confluir luego en Plaza de Mayo y desplazarse por las principales avenidas de la Ciudad de Buenos Aires.

Los manifestantes -integrantes de las agrupaciones Coordinadora de Trabajadores (CTD) de Aníbal Verón, Organizaciones Barriales del Pueblo, el Movimiento Argentina Rebelde, Martín Fierro y Teresa Rodríguez- llegaron a la zona cerca de las 13.30 y se encontraron con un inusual vallado metálico duplicado por un cordón policial en la esquina de Sarmiento y 25 de Mayo que impidió que pudieran realizar la protesta en las puertas de la delegación provincial.

Aunque hubo algunas escaramuzas, la movilizaciónterminó sin incidentes a las 15.30 bajo la arenga de «vuelta al piquete» en las calles de la Ciudad a mediados de la próxima semana.

El dirigente de la CTD y militante de Quebracho,
Gustavo Franquet, le dijo a este diario que «se ha iniciado un plan de lucha de este conjunto de organizaciones. Que se produzcan incidentes es culpa de la Policía y del gobierno de Néstor Kirchner que viene de varias gobernaciones en Santa Cruz dispuestas a reprimir».

Periodista:
¿Reivindican la pueblada de Las Heras?

Gustavo Franquet: Reivindicamos la protesta, pero no la violencia.


P.:
Se apunta a grupos de izquierda por la muerte del policía.

G.F.: Son especulaciones. El origen de la bala es lo de menos. Es más importante la violencia del poder político contra los trabajadores.


P.:
¿Entonces defiende el uso de las armas?

G.F.: Mire, nosotros siempre frenamos a los compañeros que vienen y dicen «acá hay que ir armados contra esos hijos de puta». Pero no podemos conocer desde aquí, de Buenos Aires, la realidad de los trabajadores santacruceños.

Dejá tu comentario