23 de marzo 2007 - 00:00

"No se por qué el obispo se mete en el conflicto de Santa Cruz"

Aníbal Fernández
Aníbal Fernández
El ministro del Interior, Aníbal Fernández, redobló esta mañana las críticas del Gobierno al obispo de Río Gallegos, monseñor Juan Carlos Romanín, al cuestionar que haya apoyado a un sector de la comunidad de su provincia y no a otros.

"Dijo que concurrió a un acto porque se lo pidió la comunidad cristiana. ¿Y los demás qué son? ¿O el Presidente no es cristiano o el resto de los habitantes de la provincia no son cristianos?", remarcó Fernández.

El titular de la cartera política le recriminó al obispo "por qué se mete" en el conflicto con los estatales de Santa Cruz y advirtió que las protestas en la provincia están impulsadas "por la oposición, por el Partido Obrero y el radicalismo" locales.

Fernández reveló que le expresó esos conceptos en forma personal al prelado a quien conoce, según destacó, "de Quilmes".
Según dijo, Romanín le indicó que su intención era "apaciguar" los ánimos y "tender puentes" entre las partes.

"¿Quién le dijo a usted que esas partes necesitan hablar?", se quejó a su vez el ministro. Fernández rechazó la posibilidad de un diálogo entre los gremios estatales en conflicto y el gobierno de Santa Cruz, al señalar que los docentes de la provincia cobran "sueldos superlativos".

Reiteró que el sueldo inicial es de "1.885 pesos" y que un docente con dos cargos cobra "por arriba de tres mil pesos". El presidente Kirchner había criticado con dureza ayer a Romanín por haber participado en una marcha de estatales y docentes en Río Gallegos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar