"No son tiempos para lanzar candidaturas"

Política

No son tiempos para lanzar candidaturas", afirmó ayer el titular del partido, Roberto Iglesias, y destacó que, más allá de los matices en los caminos posibles de cara al 2007, "la totalidad de los dirigentes tienen una visión muy clara de la necesidad de que el partido conforme una alternativa".

La definición de una candidatura presidencial por el radicalismo podría postergarse hasta el año próximo a causa de los vaivenes que sacuden las estrategias electorales de las distintas corrientes de la UCR, se estimó ayer.

"No son tiempos para lanzar candidaturas", afirmó hoy el titular del partido, Roberto Iglesias, y destacó que, más allá de los matices en los caminos posibles de cara al 2007, "la totalidad de los dirigentes tienen una visión muy clara de la necesidad de que el partido conforme una alternativa".

Sin embargo, el presidente de la UCR -quien, según fuentes partidarias, ayer volvió a plantear sus reparos a la posibilidad de una alianza con el lavagnismo- sostuvo que esa alternativa a construir con vistas a las elecciones presidenciales "debe ser competitiva, no testimonial".

Con ello, pareció dar la espalda a una posibilidad con la que había coqueteado la semana anterior, cuando, en el marco de una reunión del Comité Nacional del partido, cuestionó ante los demás integrantes de la mesa la posibilidad de que la UCR forme parte de una alianza que lleve como candidato a Roberto Lavagna.

Si bien algunos radicales aseguran que, por lo bajo, el titular del partido no reniega de la figura del ex ministro sino de la construcción política que lo empuja -el duhaldismo-, en voz alta Iglesias afirma que esa opción "forma parte del debate" y es, por ende, una de las alternativas posibles.

En tanto, los radicales "R", quienes propician la definición de un candidato de boina blanca, aseguran que el giro dado por Iglesias es una señal en favor de un postulante surgido de las filas del radicalismo y, entusiasmados con esta lectura, preparan un acto para el 11 de noviembre para exhibir esta postura.

En razón de ello, en medio de estas idas y vueltas, la posición que cobró más fuerza en los últimos días fue la de postergar al menos hasta el primer trimestre del 2007 cualquier definición en torno a un candidato, una posición que también parecen sostener otras fuerzas políticas e incluso el propio oficialismo.

En ese contexto se ubica la afirmación realizada ayer por Iglesias en cuanto a lo inoportuno de lanzar candidaturas y la decisión de postergar la convocatoria a una nueva Convención, ideada inicialmente para antes de fin de año y ahora aplazada hasta el primer trimestre del 2007, según consignaron a distintas fuentes.

El hervidero en el que se encuentran sumidas las filas del radicalismo quedó evidenciado ayer en un encuentro que se desarrolló en la sede de la Fundación Alem, que preside el chaqueño Angel Rozas y que contó con la participación de Iglesias y dirigentes del antialfonsinismo.

Allí, más allá de los matices, los dirigentes de la Lista Renovadora plantearon que las conversaciones para encaminar la conformación de una alianza opositora no deben ceñirse al lavagnismo y expresaron su malestar por los movimientos realizados por el ex presidente Raúl Alfonsín.

"Existe la sensación de que alrededor del tema Lavagna juegan otros dirigentes que no ocupan cargos formales y que, de alguna manera, limitan la capacidad de movilización del partido", señaló el dirigente bonaerense Juan Manuel Casella, con lo cual hizo referencia, aunque sin nombrarlo, al alfonsinismo.

El ex mandatario, en un acto que encabezó esta semana en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere le reclamó públicamente a Lavagna una definición sobre su candidatura, lo que fue respondido el jueves duramente por el ex ministro al señalar que "ni (Néstor) Kirchner ni Alfonsín me van a decir lo que tengo que hacer", advirtió.

Dejá tu comentario