16 de abril 2008 - 00:00

Quince médicos para atender a Cristina

Néstor Kirchner
Néstor Kirchner
La familia presidencial obviamente parece temerle a los golpes. De acuerdo a la lista publicada en el Boletín Oficial de los integrantes del nuevo equipo de médicos que asistirán a Cristina de Kirchner y sus allegados, un malón de traumatólogos estará siempre pendiente para atenderlos.

La troupe que dirigirá el doctor Luis Buonomo, que el 26 de diciembre del año pasado ya fue designado por decreto como Médico Presidencial, tendrá un subdirector de Unidad Médica Presidencial, el doctor Marcelo Eduardo Ballesteros y un coordinador, Daniel María Maffei. Debajo estarán los médicos. Por ejemplo, Norman Gabriel Díaz, Sergio Fernández Vertiz y José Luis Armani, ya tienen sus contratos en el listado del ministerio de Salud y Daniel Horacio Fernández está en la planta desde 2007.

Carlos Karmazyn es especialista en traumas, físicos obviamente. De la lista otros como Benito Alen González y Enrique Petracchi son cirujanos, en este último caso del Hospital Santojani.

Juan Manganiello, al parecer, será el cardiólogo encargado de los corazones presidenciales y Federico Flaherty es también especialista en traumas prehospitalarios. La experiencia ya la demostró organizando la cobertura médica de eventos dispares, como en el rally de Córdoba de 2005. La lista se completa con Leandro Alem, Roberto Bessone, Mario Jorge Rodríguez y un auxiliar administrativo, Martín Ortiz Urien.

Todos deberán tener familiaridad con los Kirchner. El mismo decreto que armó ese cuerpo de 15 médicos para atender a la familia presidencial, estará encargado de garantizar las guardias permanentes en la Residencia de Olivos y en la Rosada, acompañar a Cristina de Kirchner en todos sus deplazamientos dentro de la Ciudad -en las clásicas ambulancias que se ven salir de la Casa de Gobierno hasta el helipuerto desde donde los Kirchner van a la Quinta presidencial, por ejemplo, un trayecto de no más de 100 metros- y hasta en los viajes por el interior del país y hacia el exterior. Es decir, casi jornada completa.

La pasión por los médicos presidenciales no es una novedad en el país. Alejandro «Alito» Tfeli le armó a Carlos Menem en Olivos un Disneylandia médico con equipamiento de alta tecnología por si el ex presidente tenía emergencias allí. Todo en sintonía con lo que fue en su momento la remodelación de la residencia.

Néstor Kirchner también tuvo su predilección por la atención médica. Ni bien asumió definió que el hospital Cosme Argerich sería el encargado de cobijar la unidad de atención presidencial. Tanta pasión incluyó una visita personal para conocer las instalaciones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar