Reforma previsional: comenzó juicio contra dos militantes de izquierda por los incidentes en Plaza Congreso

Política

Se trata de Daniel Ruiz y César Arakaki. Están acusados de atacar a la Policía durante la represión ocurrida el 18 de diciembre de 2017, mientras sesionaba el Congreso.

A casi dos años de las caóticas jornadas donde el Congreso aprobó la Reforma Previsional impulsada por el Gobierno, dos militantes de izquierda comenzaron a ser juzgados por los incidentes que se produjeron alrededor del Palacio Legislativo el 18 de diciembre del 2017.

Los manifestantes fueron acusados por "una sucesión de ataques perpetrados desde la Plaza de los Dos Congresos contra el personal de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que se encontraba conformando una línea de contención para custodiar el Honorable Congreso de la Nación", según surgió de la lectura de la elevación a juicio.

Los imputados son Daniel Ruiz (militante del Partido Socialista de los Trabajadores Unificados, PTSU) y Cesar Arakaki (Partido Obrero, PO), a quienes se acusa de haber cometido los delitos de intimidación pública y atentado contra la autoridad; y en el caso del militante del PO también de "lesiones en agresión".

El debate oral y público, conducido de modo unipersonal por el juez Javier Ríos (del Tribunal Oral Federal 3), comenzó con la lectura de los autos de elevación a juicio en la sala F, del séptimo piso de los tribunales federales de Comodoro Py, mientras afuera del edificio una manifestación del PO y el PSTU reclamaba la absolución de los acusados.

El fiscal apeló y manifestantes del PO que protestaron contra reforma previsional podrían volver a prisión

Arakaki está acusado de atacar al policía de la Ciudad Brian Escobar con "dos objetos cortantes de confección casera, uno en cada mano", y por "haber arrojado piedras y demás elementos contundentes contra todo el personal policial que estaba conformando una línea de contención para evitar el avance hacia el Congreso de la Nación", según consta en la elevación a juicio elaborada por la fiscal Alejandra Mangano.

Según la investigación, el policía Escobar "debió ser operado de urgencia por fractura de cráneo y sufrió la pérdida de agudo oído izquierdo. Además sufrió heridas cortantes en la nuca, cuero cabelludo y frente; suturaciones; hematomas y escoriaciones varias en todo el cuerpo, tal cual se desprende de las copias de los libros del Hospital Penna, la historia clínica del Sanatorio Güemes y demás constancias afines anejadas a la causa".

Arakaki fue acusado de haber protagonizado el hecho junto con otro imputado, Dimas Ponce, a quien se acusó de golpear al policía con el estandarte de un bandera; pero este último logró un acuerdo con la fiscalía para cumplir con una probation y así evitó ir a juicio.

En tanto en el caso de Ruiz se lo acusa de haber disparado "proyectiles que produjeron explosiones desde un artefacto ligado a un palo, lo que representa un mortero de fabricación casera". Por una situación similar está acusado Sebastián Romero, el único prófugo del expediente.

La primera audiencia fue presenciada por dirigentes gremiales, políticos, sociales y del área de derechos humanos que fueron a acompañar a los imputados, como el secretario general de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro, Roberto "Beto" Pianelli, y el ex diputado nacional Luis Zamora.

La audiencia también fue presenciada por Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y la diputada nacional por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores Mónica Schlotthauer, entre otros.

El juicio se inició con un incidente: uno de los abogados del único policía querellante reclamó que se anulara el debate porque aún resta que la Cámara Federal de Casación Penal se expida sobre los planteos formulados por esa parte contra las probation alcanzadas por otros dos acusados, que lograron así evitar el juicio, pero ese planteo no impidió que se desarrollara la audiencia de lectura de las acusaciones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario