Política

Santa Fe: Perotti y Lifschitz rivalizan por traspaso

El traspaso en Santa Fe va sumando capítulos. Aún no hay acuerdo sobre dónde será el pase de mando. También hubo conflicto con la sanción del presupuesto 2020.

Los tironeos en Santa Fe por la transición siguen sumando capítulos: tras la saga sobre el Presupuesto 2020 aprobado en el Senado (que pone de relieve una interna PJ) se sumó un nuevo conflicto por el lugar donde se llevará a cabo el acto del pase de mando. Mientras el gobernador saliente Miguel Lifschitz quiere llevar la ceremonia a la Legislatura, el mandatario entrante Omar Perotti propuso la explanada de la Casa de Gobierno, con un escenario abierto y público.

El entuerto tiene antecedentes frescos por la disputa entre Cristina de Kirchner y Mauricio Macri de hace cuatro años, y revive ahora en Santa Fe. Desde el PJ de Perotti, enviaron una carta al actual ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, para coordinar el pase de mando para el 11 de diciembre a las 19 hs.

Sin embargo, en la actual administración del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) no están dispuestos a que Lifschitz quede a merced de los rituales del PJ y su militancia. El Justicialismo, en tanto, cree que si bien el acto válido desde lo legal es en la Legislatura, luego quien dispone de los atributos para continuar con el acto es Perotti. Además, sacaron a relucir frases del socialista Lifschitz cuando en 2015 manifestaba que era Macri quien tenía potestad sobre su asunción.

Más terrenal que el simbolismo de la entrega de los atributos del gobernador es la batalla legislativa por el Presupuesto, que el FPCyS envío al Senado para cumplir con los plazos constitucionales. La tensión se dio porque los equipos de transición habían acordado que la pauta de gastos 2020 la elaboraría el equipo de Perotti. Según los socialistas, fueron los propios diputados del PJ quienes no extendieron el plazo legal al actual Gobierno.

Por lo pronto, el Senado tiene mayoría peronista y allí Perotti se jugaba lealtades para lo que será su gestión. Necesitaba que no trataran el proyecto; sin embargo, con un paso express por el recinto obtuvo su aprobación en la Cámara Alta. En Diputados, con dominio del FPCyS, el Presupuesto tendrá, se supone, sanción definitiva. Esto obligará a Perotti a emparchar el texto durante todo el año, con reconducción de partidas.

Más allá de la puja con Lifschitz, lo que ocurrió este jueves en el Senado abre interrogantes hacia adentro del Justicialismo. Inclusive, también Perotti reunió en la capital provincial a todo el PJ, senadores incluidos, en una foto de unidad. Una estrategia que finalmente no tuvo respaldo parlamentario.

Tampoco sirvió que el peronismo enviara a la Cámara de Diputados su Ley de Ministerios, donde estableció doce ministerios en lugar de los catorce que hoy conforman el gabinete de Lifschitz.

Una jugada defensiva: se suponía que era difícil aprobar una pauta de gastos que no contemplaba la nueva estructura del Poder Ejecutivo que comenzará a regir desde el 11 de diciembre, ya bajo el gobierno de Perotti. Sin embargo, no hubo correlación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario