El oficialismo avanza con la conformación del Consejo de Seguridad

Política

Sergio Massa encabezó un encuentro en el Congreso con la ministra de Seguridad, Sabina Frederic. Avanzaron en delinear la letra chica del proyecto de ley. Tendrá participación parlamentaria de la oposición.

En tiempos electorales, cuando Alberto Fernández preparaba su posible desembarco en la Casa Rosada, pergeñó la conformación de distintos consejos con el objetivo de marcar el ritmo de sus políticas de Estado en temas sensibles como el hambre, la seguridad y la economía con raigambre social.

En ese marco, Sergio Massa, en su calidad de presidente de la Cámara de Diputados, ofició de anfitrión de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, con el objetivo de avanzar en la conformación del proyecto de ley para la creación del Consejo de Seguridad que funcionará en la órbita del Congreso de la Nación.

El Salón de Honor fue el lugar elegido para el almuerzo de trabajo, del que participaron además Cecilia Rodríguez, jefa de Gabinete del Ministerio de Seguridad, y Gabriel Fuks secretario de Articulación Federal de la Seguridad. Al cónclave se sumaron también los diputados del Frente de Todos, Máximo Kichner, Cristina Álvarez Rodríguez, Cecilia Moreau y Paula Penacca.

MASSA Y FREDERIC.jpg
Almuerzo de trabajo en el Congreso.

Almuerzo de trabajo en el Congreso.

El tema central de la reunión fue afinar la letra del proyecto de ley que enmarcará la tarea del Consejo de Seguridad. Aunque no transcendieron detalles, sí es un hecho que su funcionamiento tendrá participación parlamentaria tanto del oficialismo como de la oposición.

Si bien aún no está definida la fecha en la que el proyecto llegará al Congreso para su tratamiento, fuentes oficiales aseguran que está “bastante” avanzado. Al darle participación a la oposición en el Consejo, el oficialismo tiene la intención de involucrar a los dirigentes más allá de su sentido de pertenencia, en un tema sumamente sensible como es la seguridad.

Vale recodar que el Gobierno ya puso en marcha del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales y el Consejo Federal Contra el Hambre, iniciativas conducidas desde la Casa Rosada. En paralelo avanza también en la creación por ley del Consejo Económico y Social, al que Alberto Fernández había convocado a sumarse a los distintos actores sociales en tiempos de campaña.

Cambio radical en la política de seguridad

A los pocos días de asumir, allá por el 24 de diciembre pasado, el Gobierno avanzó en la derogación de distintas políticas que había fijado la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, lo que despertó las críticas de dirigentes opositores.

En la víspera de la Nochebuena, Sabina Frederic derogó el protocolo del uso de armas de fuego que había dictado Bullrich y que les permitía a los uniformados disparar ante cualquier “peligro inminente”, lo que dejaba un amplio albedrío a las fuerzas de seguridad al momento de utilizar las armas. De esta forma, el Gobierno de Alberto Fernández le puso fin a la llamada doctrina Chocobar, por el caso del policía Luis Chocobar quien en 2017 mató al delincuente Juan Pablo Kukoc, quien acababa de apuñalar a un turista norteamericano en el barrio de La Boca.

Además, Frederic también dejó sin efecto el uso de las polémicas pistolas eléctricas Taser, suspendió el Servicio Cívico Voluntario y derogó el Programa Ofensores en Trenes que obligaba a los pasajeros a exhibir el DNI ante el requerimiento de las fuerzas de seguridad, aún sin saber de qué tipo de procedimiento se trataba.

EQM4SpRXUA0a0R4.jpg
Frederic y Massa en el Congreso.

Frederic y Massa en el Congreso.

Volviendo al almuerzo convocado por Sergio Massa, el otro tema que se trató fue el funcionamiento del Operativo Centinela, por medio del cual se aumenta la presencia de efectivos de Gendarmería Nacional en el territorio interno, sacándolos de las fronteras.

Este plan lanzado el 20 de diciembre de 2010 por Cristina Fernández de Kirchner fue apuntado fundamentalmente reforzar la seguridad en el Conurbano bonaerense con unos seis mil gendarmes, y en otros centros urbanos como, por ejemplo, el Gran Rosario. Sin embargo, a fines de enero de 2017, la propia Bullrich dispuso la disolución paulatina del Operativo Centinela, para redistribuir a los efectivos de Gendarmería, y volver a concentrarlos en la frontera para el control migratorio y el tráfico de drogas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario