Senado: Cristina de Kirchner cierra su círculo de poder

Política

Instituto Patria da prioridad a provincias que más votos aportaron el 27-10. Hoy, foto de futuro bloque unificado.

El kirchnerismo mostrará hoy, desde las 19, al futuro bloque “unificado” -tras comerse al PJ, que ni siquiera ofreció pelea en la repartija de poder- que habrá en el Senado desde el 10 de diciembre próximo. Además, a horas de la jura de los 24 legisladores electos, definirá cargos estratégicos en la Cámara alta, donde se asoma la santiagueña Claudia Ledesma Abdala como titular provisional, es decir, el segundo cargo en la sucesión presidencial.

“Tenemos que devolver todo el apoyo de las provincias que nos dieron muchos votos, y por fuera de Buenos Aires, Santiago del Estero fue una de ellas”, reconocieron a Ámbito Financiero desde el Instituto Patria. También destacaron la “ayuda” que llegó desde Misiones, Chaco y Formosa, entre otros.

Ledesma Abdala es una de las patas del matrimonio que conforma junto al gobernador santiagueño, Gerardo Zamora, quien ya fue presidente provisional del Senado durante la gestión del hoy apresado Amado Boudou.

La elección de Ledesma Abdala también ayudaría al kirchnerismo a retener a los legisladores de aquella provincia en ambas cámaras, clave para el sostener el quorum en el Senado y para acercarse un poco más en Diputados, donde la situación será compleja desde el 10 de diciembre, con Juntos por el Cambio que aspira a ser la primera minoría.

El anuncio formal de la escala de poder en el Senado se dará con la foto del bloque “unificado” que habrá, desde las 19 de hoy, en la Cámara alta. Junto al cargo provisional se notificarán los elegidos para las secretarías administrativa y parlamentaria, para quienes suenan los ultra K Virgina García y el experimentado legislador Marcelo Fuentes. No obstante, y con la cantidad de volteretas de nombres que circularon para los cargos del futuro Senado durante las últimas semanas, no se descartan sorpresas.

En el Frente de Todos, el camino de la “unidad” pregonado durante toda la campaña electoral fue adoptado por el camporismo pero de manera acelerada. El sector incondicional a Cristina de Kirchner se comió al peronismo “albertista” en menos de un suspiro.

Una clara muestra de ello fue el rápido corrimiento del jefe justicialista en la Cámara alta, Carlos Caserio, tras el ofrecimiento para formar parte del Ejecutivo realizado por el presidente electo, Alberto Fernández. Dicha situación provocó furia en un puñado de legisladores peronistas que criticaron la casi nula resistencia de Caserio tras semanas de alentar una disputa por el manejo político del Senado.

El sucesor de Caserio será el “compañero” José Mayans, un formoseño que responde de manera incondicional al inoxidable gobernador, Gildo Insfrán, y quien fue un acérrimo defensor de la expresidenta pese a no haber formado parte de la bancada kirchnerista en los últimos dos años.

Para Diputados se espera, más allá de la presidencia en manos del ahora K friendly Sergio Massa, que las riendas sean tomadas por el silencioso Máximo Kirchner, quien asoma como jefe del también bloque “unificado” entre camporistas y peronistas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario