Edición Impresa

Por crisis argentina y la devaluación, Latam perdió u$s60 millones

"Vemos que Argentina no va a recuperarse", dijo un directivo de la empresa de capitales chilenos. Por eso, recorta rutas y reduce la oferta de asientos.

Latam Airlines, el mayor grupo de transporte aéreo de Latinoamérica, registró una pérdida de u$s60 millones en el primer trimestre de este año. La afectó la caída de ventas y la depreciación de las monedas en Argentina y Brasil.

La compañía de capitales chilenos, fusionada con la brasileña Tam, tiene su sede en Santiago de Chile, donde informó los resultados contables del primer trimestre. Las pérdidas de este período se comparan con una ganancia de u$s92 millones que había registrado en el mismo período del año anterior.

El grupo tiene unidades de operación en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú. Sus ingresos disminuyeron 7,5% interanual en el período citado, hasta u$s2.525 millones “debido a una disminución en ingresos de carga y pasajeros”, reportó.

El ingreso por pasajeros disminuyó 6,5% y los ingresos por carga cayeron 10,9%, detalló.

Frente a este panorama, Latam informó que está recortando rutas internacionales debido al impacto provocado por la devaluación del peso argentino y la sobrecapacidad en rutas desde y hacia Brasil.

A tono con esta decisión, redujo sus estimaciones de crecimiento de capacidad de transporte para 2019, hasta un 2% en comparación con la oferta que tenía en 2018.

El gerente de finanzas de Latam, Ramiro Alfonsín, explicó en Santiago de Chile que los ingresos se vieron afectados principalmente por la menor demanda internacional, principalmente en Argentina y Brasil.

“Estamos haciendo un cambio grande, estamos reaccionando a lo que estamos viendo en la demanda, y estamos recortando muchas rutas de Argentina”, explicó.

La compañía cerró en marzo la ruta Santiago-Tucumán y San Pablo-Tucumán, mientras que en abril lo hizo con Río de Janeiro-Miami. Para julio está previsto cerrar Sao Paulo-Rosario, Bogotá-Aruba y Bogotá-Cancún, a las que se sumarán en octubre San Pablo-Roma y Santiago-Rosario. A esto se suman los cambios de aviones por otros de menor tamaño con el objetivo de reducir la oferta en Argentina y evitar mayores pérdidas.

“Estamos previendo que Argentina no va a recuperarse, hay elecciones en octubre, entonces estamos previendo un escenario más deprimido, y como consecuencia de eso estamos ajustando nuestra red y relocalizando nuestros activos”, explicó Alfonsín.

Por otro lado, Avianca Holdings -que es la segunda mayor aerolínea de Latinoamérica- siguió profundizando su crisis, que la depositó al borde de la quiebra: reportó una pérdida de u$s67,9 millones en el primer trimestre del año, que atribuyó al alza de los precios del combustible y la devaluación frente al dólar de las monedas de los países donde opera. En el primer trimestre del año pasado la aerolínea colombiana había reportado una ganancia neta de 3,5 millones de dólares.

Agencias Reuters y AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora