Edición Impresa

Por dólar alto, ya no conviene comprar perfumes en free shop

En las perfumerías, muchas de las fragancias importadas son más baratas y existe la posibilidad de comprarlas en cuotas.

Solía ser una costumbre. Un hábito para aquellos que viajaban al exterior. El paso por el free shop antes o después de cada vuelo se transformaba en una parada “obligada”. Y los perfumes importados eran las estrellas de esas compras. Pero eso cambió. Producto de la devaluación y la volatilidad de la moneda, actualmente no existe diferencia entre las fragancias que pueden obtenerse en las tiendas de los aeropuertos con las perfumerías: en el free shop, los valores están expresados en dólares; mientras que en los comercios de la ciudad la suba de la divisa estadounidense no se traduce inmediatamente en un aumento del precio.

Así es que es posible conseguir perfumes en los negocios especializados en cosmética por hasta u$s12 menos que en el free shop de Ezeiza. En los pocos casos que se da a la inversa, la diferencia no es tan marcada como ocurría en otras épocas y la posibilidad de abonarlo en cuotas en comercios locales hace que sea más conveniente.

“Que pase esto es una consecuencia del momento que vive el país. Comprar perfumes en este tipo de shopping tenía que ver con una costumbre, y los hábitos de la gente no suelen modificarse de manera espontánea”, aseguró Juan Pedro Vázquez, presidente de la Cámara de Perfumerías de Argentina, quien agregó: “Los precios están más bajos en las perfumerías por una cuestión de competitividad. Vamos adecuando nuestros stocks y nuestras formas de vender, para poder ser competitivos. El perfume importado es uno de nuestros bastiones, nos permite posicionarnos con otros canales de venta”.

Según explicó Vázquez, una perfumería integral vende unos 14.000 ítems y sólo entre 300 o 400 de ellos son los perfumes importados. “Entonces nos podemos ajustar y ubicarnos en determinados lugares. Las perfumerías estamos dispuestas para vender servicios, de alguna manera, y los perfumes importados es uno de ellos”, señaló el presidente de la Cámara.

El free shop, entonces, no es la principal “amenaza” que tienen las perfumerías. “El mercado electrónico tiene miles de ofertas, donde se venden perfumes robados y truchos. El único lugar que garantiza la procedencia, son las perfumerías. Uno de los riesgos que corremos tiene que ver con los robos en nuestros locales. Nos convertimos en comercios de alto riesgo: en tres minutos nos pueden robar 500 perfumes importados y, si no tenemos una regulación que lo prohíba, los pueden vender por unidad en la web”, agregó Vázquez. También hizo referencia a venta de productos que tienen tanto caja como botella que simulan ser originales, pero en su interior son réplicas.

Accesorios

En el caso de los celulares, por ejemplo, un iPhone 8 cuesta u$s 1149 en el aeropuerto, mientras que una compañía de telefonía celular lo vende a $55.000 (es decir, u$s1198), con la posibilidad de abonarlo en cuotas. En cuanto al whisky, es posible conseguirlo u$s10 más barato en cualquier comercio de la ciudad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario