Economía

Por los altos costos, la gente no retira autos de planes de ahorro

La virtual "rebelión" de los suscriptores está provocando una caída de hasta un 70% en la facturación de las automotrices por este sistema.

El derrumbe del mercado automotor no se detiene. Las ventas en concesionarias siguen cayendo entre 25% y 30%, en lo que va de septiembre, como adelantó Ámbito Financiero, pero uno de los segmentos más golpeados es el de los planes de ahorro. Esto se debe a que los fuertes aumentos de los 0 km, como consecuencia de la devaluación, se trasladan a pleno al valor de la cuota ya que se toman los precios de lista. Sólo en 2018, los autos se incrementaron alrededor del 100% y acumulan más del 50%, en algunos casos, en lo que va de este año. Distinta es la situación de las compras al contado o con financiación tradicional que se benefician con bonificaciones que van del 10% al 20% del valor oficial.

Con salarios que no acompañan semejantes incrementos, quienes suscribieron planes de este tipo sufrieron una considerable pérdida del poder adquisitivo en relación con las cuotas y a los costos para sacar de vehículo de la concesionaria. Es por eso, que desde hace unos meses, los suscriptores de planes se resisten a afrontar esos gastos y deciden no retirar su vehículo cuando les es otorgado por el mecanismo de sorteo. “Es muy poca la gente que decide licitar y, lo que es peor, los suscriptores que salen sorteados deciden postergar el retiro del vehículo. Prefieren seguir pagando la cuota pero no afrontar los gastos de poner en la calle un 0 km” aseguró el responsable de este sistema de una concesionaria líder. “Muchas personas se ponen a pagar un plan como forma de ahorrar y, en su momento deciden qué hacer con el vehículos pero no lo necesitan porque ya tienen otro”, explicaron en otra concesionaria.

Los gastos son varios, como el patentamiento, flete e Impuesto a los Sellos que corre para cualquier compra. Esto suma aproximadamente un 7%. Pero, en el caso de los planes, hay otros gastos adicionales como derecho de adjudicación (1% más IVA), cambio de modelo (se suele pagar la cuota de un modelo de bajo precio para abonar la diferencia al sacar uno de un segmento superior), honorarios y gasto de gestoría (1,2%) y el pago de otros aranceles. En el caso de los que licitan, tienen que sumarle el monto por la cantidad de cuotas que ofrecen mientras que los que salen sorteados en las primeras cuotas deben consolidar en un pago el dinero equivalente a la cantidad de cuotas que faltan para llegar a la número 24. Esto varía según cada marca

Una forma de medir el impacto de este fenómeno que se está produciendo en el mercado es la caída de facturación que están teniendo las principales terminales que ofrecen este sistema. Tomando los primeros 8 meses de este año y comparándolos con el mismo período de 2018, la baja de ingresos de las automotrices va del 12% en el mejor caso hasta un 66% en el otro extremo. A esto se suma que también se derrumbaron las suscripciones, es decir los nuevos clientes que se suman al sistema por lo que el futuro es alarmante.

El mercado de los planes de ahorro llegó a representar más del 25% de las operaciones aunque, en los últimos tiempos, está retrocediendo. La política de algunas automotrices de aplicar descuentos muy fuertes por las ventas al contado y mantener el precio de lista para los planes desalentó las operaciones, Incluso provocó que muchos clientes presentaran denuncias, tanto en organismo de defensa del consumidor como ante la Justicia, en reclamo de sus derechos.

EN CAÍDA

Facturación por terminal (Ene-Ago 2019 vs. 2018)

- Chevrolet -66%

- Peugeot -60%

- Fiat -58%

- Renault -51%

- Ford -48%

- Volkswagen -22%

- Toyota -12%

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario