Opiniones

¿Por qué el DNU de Macri reduce el monto percibido por el trabajador?

La tasa activa de interés del Banco Nación para el 2018, con la cual se actualizaban las indemnizaciones, promedió el 72%, mientras que la variación anual del RIPTE, con el que se actualizarán a partir del decreto, fue del 30,6%, con lo que las indemnizaciones se reducirán sensiblemente.

La Ley de Riesgos del Trabajo (24557) considera que un trabajador sufre una Incapacidad Laboral Permanente (ILP), cuando el daño producido por el accidente de trabajo o la enfermedad profesional le ocasionó una disminución de su capacidad de trabajo que durará toda su vida.

Esta incapacidad amerita una indemnización que se calcula sobre el ingreso base, que es la cantidad que resulta de dividir el total de las remuneraciones sujetas a aportes y contribuciones, devengadas en los DOCE (12) meses anteriores a la primera manifestación invalidante, por el número de días corridos comprendidos en el período considerado.

Declarado el carácter definitivo de la Incapacidad Laboral Permanente Parcial (IPP), el damnificado percibirá una indemnización de pago único que se calcula de acuerdo con la siguiente fórmula:

53 x Valor Mensual Ingreso Base x porcentaje de Incapacidad x 65 / Edad a la PMI

Ahora bien, desde la primera manifestación invalidante transcurre un tiempo (que puede ser de hasta dos años) durante el cual la aseguradora de riesgos del trabajo (ART) tiene la obligación de brindar prestaciones médicas tendientes a la recuperación y rehabilitación del trabajador afectado.

Recién al momento del alta y se fija la incapacidad y el trabajador cobra esa indemnización que, en tanto se calcula con el sueldo del día del accidente, se ve desvalorizada.

En un contexto económico diferente al actual la ley original no establecía ningún mecanismo de ajuste de las indemnizaciones.

No obstante, los reclamos que se judicializaban sí eran actualizados en las sentencias dando montos mucho mayores a los determinados en el sistema administrativo, por eso aumentó la judicialización de manera exponencial.

Para que esto no ocurriera la Ley 26.773 estableció, que los salarios mensuales tomados a fin de establecer el promedio se ajustarán de manera general semestralmente según la variación del índice RIPTE (Remuneraciones Imponibles Promedio de los Trabajadores Estables).

El objetivo planteado no fue conseguido con esta reforma, lo que llevo a una nueva modificación con la Ley 27.348, en ella, se estableció que el promedio de salarios se actualizará mes a mes aplicándose la variación del índice RIPTE, y que desde la fecha de la primera manifestación invalidante y hasta el momento de la liquidación de la indemnización, el monto del ingreso base devengará un interés equivalente al promedio de la tasa activa cartera general nominal anual vencida a treinta (30) días del Banco de la Nación Argentina.

Así las cosas, se comenzaron a ver en sede judicial indemnizaciones exorbitantes que ameritaron la intervención de la Suprema Corte de la Nación la que se expidió en el sentido “la decisión resulta claramente irrazonable en virtud de la aplicación automática de tasas de interés que arrojan un resultado desproporcionado”

Surgió así el Decreto 669/2019, que incluye la modificación los salarios mensuales tomados a fin de establecer el promedio se actualizarán mes a mes aplicándose la variación del RIPTE, el monto del ingreso base devengará un interés equivalente a la tasa de variación de este índice y la tasa activa del Banco Nación se aplicará únicamente ante la mora por parte de la Aseguradora.

Las modificaciones dispuestas en la mencionada norma se aplicarán en todos los casos, independientemente de la fecha de la primera manifestación invalidante. En conclusión

El Decreto no rebaja las indemnizaciones dado que su cálculo que se mantiene tal como estaban, lo que modifica es la forma como deben calcularse los intereses que devenga la indemnización en el tiempo que va desde la primera manifestación invalidante hasta el momento del pago.

Pero entonces, ¿se afecta el monto de las indemnizaciones o no? Sí, claro que sí, como ejemplo la tasa activa de interés del Banco Nación para el 2018, con la cual se actualizaban las indemnizaciones, promedió el 72%, mientras que la variación anual del RIPTE, con el que se actualizarán a partir del decreto, fue del 30,6%, con lo que las indemnizaciones se reducirán sensiblemente.

Otra cuestión muy importante es que el decreto es retroactivo, es decir que se aplica a todos los accidentes que aún no han sido liquidados, independientemente de la fecha de la primera manifestación invalidante, y esta aplicación retroactiva a todas las causas que aún están trámite, afecta los derechos adquiridos de los damnificados.

También es importante aclarar que estas modificaciones afectan sólo a las indemnizaciones que las Aseguradoras reconocen y pagan en tiempo y forma, aquellos casos en que se deba ir a juicio, ya sea por divergencia en la incapacidad, rechazo del accidente o enfermedad por parte de la aseguradora etc., se siguen aplicando las tasas de interés que fijan los Tribunales en cada jurisdicción.

(*) Productor asesor de seguros, especialista en riesgos del trabajo

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario