Economía

Por qué será difícil en 2020 mantener eventual déficit fiscal cero

El ajuste producto de la inflación será vital durante 2019 para llegar a dicha meta. Sin embargo, el eventual freno de la inflación obligaría al Gobierno a aumentar la presión para sostener el resultado durante el año que viene.

El ajuste producto del impacto inflacionario será vital en el desafío del Gobierno para alcanzar el déficit fiscal cero hacia finales de 2019. El aporte por la recaudación impositiva será impulsado por Ganancias mientras que la retracción de los salarios estatales y jubilaciones incrementarán el ahorro. Pese a la buena nota para este año, especialistas resaltan que de cara a 2020 la situación será desafiante y más compleja.

La consultora Ficonomics dio a conocer un estudio de cara a los resultados financieros 2019 y 2020 en el cual remarcan que el año corriente finalizará con la concreción de un eventual déficit fiscal cero a raíz de que se producirá (como años anteriores) un aumento de la inflación por encima de lo presupuestado, que culminará en una ampliación de las arcas del Estado. Algo difícil de sostener para 2020.

Si el aumento de precios estimado en la “Ley de leyes” proyectaba un 23% de punta y un 34% en promedio, el incremento registrado en los primeros meses del año destruyó los análisis elevando los valores reales esperados a 40% de punta y 50% en promedio.

Uno de los puntos que analizaron desde la consultora tiene que ver con el Mínimo No Imponible del impuesto a las Ganancias. En la última actualización se ajustó un 28,3% en base al RIPTE de Octubre 2018. Si bien la inflación se ubicó por encima, los salarios crecieron en promedio 10 puntos porcentuales por encima del MNI.

Pese a ser un año recesivo, esto impactará positivamente en las arcas del Estado con un incremento en la recaudación a partir de Ganancias: en los primeros cinco ya registró un crecimiento del 54,6% con respecto a igual período de 2018.

En tanto que en lo que refiere al gasto público, el ajuste impulsado a partir de jubilaciones, pensiones y salarios estatales impactará a partir de una suba menor en ambos ítems. El incremento con la nueva fórmula - votada en el marco de un fuerte estallido social – rondará el 41% lo cual será 8 puntos porcentuales por debajo de inflación promedio. “Recién en Septiembre de 2019 el ajuste por fórmula podría estar arriba de la inflación interanual”, remarcaron desde Ficonomics.

COSTO LABORAL FICONOMICS.jpg

El desfasaje se traducirá en un ahorro nominal de $ 138 mil millones, es decir 0,65% del PBI. Al mismo tiempo, implicará un deterioro en la calidad de vida de jubilados y estatales, en el marco de una fuerte crisis.

En ese sentido señalaron que asumiendo que se pudiese alcanzar el déficit fiscal cero en 2019, el ajuste por parte del Estado deberá ser mayor para sostenerlo en 2020, ya que gran parte de los ahorros que se lograrán a partir del “impuesto inflacionario” no tendrán el mismo tamaño e impacto el año siguiente.

Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado del BCRA, durante 2020 se registrará un proceso inflacionario menor a 2019 ubicandose entorno al 26%. Los salarios registrarían una recuperación mientras que el ahorro obtenido por los ingresos de Ganancias serán menores a 2019, ya que la actualización del MNI probablemente esté por encima de la inflación.

costo 2020.jpg

Las retenciones representan otro capítulo a analizar sobre el impacto recaudatorio. “Las nuevas retenciones implantadas en 2018 son en base a una suma máxima fija. Por lo tanto, y a menos que se modifiquen dichos máximos, la recaudación derivada se licuará en términos reales. Si su peso recaudatorio se estima en 1,1% del PBI para 2019, el mismo bajaría cerca de 0,2% para 2020”, agregaron desde la consultora.

Por último remarcaron que para alcanzar el superávit primario del 1% en 2020 y “asumiendo un resultado 0 en 2019, sería necesario un esfuerzo fiscal adicional de 2,1% para 2020” dentro de un contexto aún más desafiante.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario