Edición Impresa

Por ruptura abusiva de contrato Woody Allen demandó a Amazon

La empresa, que produjo su última película, se negó a distribuirla cuando volvieron a surgir las acusaciones (nunca probadas) contra el cineasta.

Nueva York - Woody Allen demandó a Amazon por 68 millones de dólares en un tribunal estadounidense por ruptura abusiva de contrato, acusando al gigante de internet de haber terminado su compromiso por viejas acusaciones contra el cineasta. Según varios medios estadounidenses que citaron la demanda interpuesta por los abogados en un tribunal civil federal en Manhattan, Allen sostiene que Amazon intentó poner fin al compromiso que vinculaba a ambas partes en junio y, desde entonces, se ha negado a pagarle los 9 millones de dólares previstos para la financiación de su última película “A Rainy Day in New York”. “Amazon ha intentado excusar su acción refiriéndose a una acusación sin fundamentos de hace 25 años contra el señor Allen”, dijeron los abogados “pero esa acusación ya era muy conocida por Amazon y el público antes de que Amazon llegara a cuatro acuerdos separados con el señor Allen. Eso no provee una base para que Amazon termine el contrato”, agregaron.

En esta demanda, Allen también acusa al grupo con sede en Seattle por no haber asegurado la distribución de la película pese a su compromiso contractual. El cineasta afirma que Amazon argumentó que la decisión de acabar el contrato se tomó debido a “acusaciones reiteradas”, a sus “controvertidas declaraciones” y “al rechazo cada vez mayor de importantes actores y actrices a trabajar o ser asociados con su nombre de cualquier manera”. Woody Allen fue acusado de abuso sexual en 1992 contra su hija adoptiva Dylan Farrow, quien en ese momento tenía siete años.

Las demandas en su contra fueron retiradas después de dos investigaciones separadas realizadas entonces y que se extendieron por meses, ya que no se halló ninguna evidencia en su contra. Pero Dylan Farrow, respaldada por su madre adoptiva Mia Farrow y su hermano Ronan Farrow, ha insistido regularmente con las acusaciones, que Allen siempre ha negado. El cineasta manifestó a principios de junio su apoyo al #MeToo, afirmando que él bien podría ser uno de los héroes del movimiento.

En su extensa carrera como director, dijo entonces, jamás fue objeto de denuncias por parte de las cientos de mujeres que trabajaron en sus películas. “Sólo fui acusado por una mujer en un caso de custodia de un niño que fue objeto de una investigación y el cargo resultó ser falso. Fui un firme partidario del movimiento #Metoo”, agregó el director en la entrevista que le realizó Jorge Lanata para Canal 13 de la Argentina. En los últimos meses, varios actores y actrices que trabajaron con él tomaron distancia públicamente, diciendo que ya no volverían a rodar bajo su dirección.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario