A gobernadores: que ajusten hasta fin de año por la crisis

Portada Principal

En medio de una escalada de reclamos salariales y con los efectos de la crisis financiera internacional desgastando lentamente las economías regionales, el gobierno nacional advirtió a las provincias que mantengan -al menos hasta fin de año- la prudencia en el manejo del gasto público. El vocero de Cristina de Kirchner fue el ministro Carlos Fernández, que reunió a sus pares del interior para sugerirles casi como un ruego austeridad hasta que se apruebe la estatización de las AFJP.

Frente a la crisis financiera internacional y ante la atenta mirada de sus colegas del interior del país, el ministro de Economía de la Nación, Carlos Fernández, pidió austeridad y prudencia a las provincias en el manejo del gasto para lo que queda del año.

El planteo incluyó además una advertencia para los enviados de los gobernadores, ávidos de dineros extra: les adelantó que el Presupuesto nacional 2009 no contendrá esta vez -como sí ocurrió en los últimos años- un margen de recursos adicionales como para manejar envíos de fondos discrecionales a los distritos.

Fue en el marco de un encuentro mantenido el pasado jueves en el Palacio de Hacienda nacional, como parte de las actividades del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal y de la Comisión Federal de Impuestos. De la reunión participó además el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa.

Más allá de estos planteos, la cumbre entre Nación y provincias no permitió avanzar en otras cuestiones clave para el interior, como la refinanciación de la deuda provincial y la discusión sobre el reparto de los recursos. Sin embargo, un clamor se repitió en las conversaciones entre los ministros locales, antes y después de la reunión oficial: el de la pretensión de que las provincias dejen de financiar a la ANSeS -con 15% de la masa coparticipable- tras la estatización de las AFPJ.

  • Contraste

    Si bien los funcionarios de Cristina de Kirchner se encargaron de recalcar la solidez de las arcas nacionales frente al tembladeral financiero mundial -confiados en parte por los ingresos extra que les generará la estatización del sistema previsional- no faltó en este caso el pedido de control de gasto a los ministros provinciales, en rigor ya todo un clásico en este tipo de cumbres.

    «Nos pidieron mucha prudencia en el crecimiento de los gastos», reseñó el subsecretario de Hacienda y Finanzas de Chaco, Miguel Aquino, además de recordar que Nación les envió «un Presupuesto austero de recursos para 2009» y que su distrito, en sintonía, elaboró el Presupuesto local «en base a esa estimación, con una proyección prudente de crecimiento del gasto». «El ministro Fernández nos planteó la cuestión internacional, la incertidumbre que genera la crisis y que ningún país del mundo se va a salvar del coletazo, porque es muy fuerte», agregó, en declaraciones difundidas por el diario «Norte».

    Fernández y Pezoa también se encargaron de calmar las expectativas de los enviados provinciales. «Nos dijeron que el Presupuesto nacional no tendrá el colchón de otros años para el manejo de envíos discrecionales a las provincias; no habrá subejecución», aseguró anoche a este diario un ministro que asistió a la cumbre.

    «No tengan miedo: hay que vivir con lo propio», habría sentenciado Pezoa, según voceros provinciales, en una declaración que causó escozor, sobre todo si se tiene en cuenta que 2009 será eminentemente electoral.

    Los enviados de los gobernadores también desembarcaron con necesidad de certezas respecto del impacto que la debacle tendrá en la marcha de la obra pública y de otros programas financiados con recursos nacionales contemplados en el Presupuesto.

    «No se va a dejar que falte la obra pública en el país; no se va a tocar ese rubro porque si bien el sector privado podría verse afectado en algunas situaciones, no quieren que se afecte la obra pública porque es el motor de la economía», aseguró Aquino tras el encuentro.
  • Dejá tu comentario