Admiten diferencias entre Kirchner y Duhalde

Portada Principal

Aseguró Aníbal Fernández que se produjo "algún tipo de descontento". Aunque le bajó el tono a las diferencias al negar que lleguen al tenor de "enojo".

El Gobierno reconoció ayer la aparición de "diferencias" que produjeron "algún tipo de descontento" en la relación entre el presidente Néstor Kirchner y su antecesor, Eduardo Duhalde, que parecen estar cada vez más distanciados a poco de cumplirse un año del triunfo electoral que lograron asociados.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, admitió la existencia de los desencuentros entre el mandatario y el jefe político del justicialismo, aunque negó que llegue al tenor de "enojo" entre ambos.

El funcionario resaltó que Kirchner "tiene algún derecho" a expresar "algún tipo de descontento porque se diga que el país no es confiable", tal como lo manifestó Duhalde días atrás, "porque ha trabajado pura y exclusivamente en eso, en generar confianza".

"El Presidente tiene derecho a disgustarse por los dichos del doctor Duhalde, seguramente sí", sentenció Fernández.

El ministro relativizó las diferencias entre los dos líderes políticos, ya que "cualquiera de los dos tiene el derecho de expresarse libremente".

"Y eso no creo que signifique un enojo, porque entonces estaríamos en discusiones de cumpleaños, 'me robaste el globo' o cosas por el estilo", indicó Fernández en declaraciones radiales.

Kirchner expresó el jueves una dura crítica a la "devaluación" dispuesta por el gobierno de Duhalde "por poco prolija", y analizó que esa medida, impulsada por el ex ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, motivó la crisis en el sector energético.

Mientras tanto, Duhalde advirtió, días atrás, que el país no es "confiable" para los inversores externos y que "hay quienes creen que Argentina ya está bien, y no es así".

Estas diferencias surgieron antes de cumplirse un año de las elecciones que le permitieron a Kirchner llegar a la Presidencia, pese a que perdió en la primera vuelta con Carlos Menem, que finalmente desistió de competir en el ballotage.

Fernández, que llegó al Gabinete nacional de la mano de Duhalde y fue confirmado por Kirchner, insistió que los jefes políticos del PJ "no están enojados" y subrayó que "hasta es sano para el Gobierno" que "tengan diferencias", porque "siempre son en función de cómo hacer las cosas mejor".

También admitió que "el Presidente ha sido consecuente con su manera de pensar, nunca ha variado en esto" ya que desde fines de 2001, Kirchner "manifestaba la necesidad de la salida gradual" de la convertibilidad.

Sobre la devaluación, Fernández dijo que "el Presidente alguna razón tiene" en su crítica a la devaluación, pero apuntó: "Si la leche se derramó, ¿que vamos a andar llorando ahora?".

"Yo coincido con el Presidente que no se le puede adjudicar a un gobierno que tiene tan sólo 10, 11 meses, responsabilidad por una crisis (energética) de semejante envergadura que lleva muchos años en gestarse", puntualizó.

Para Fernández, Kirchner "no le está cargando las tintas a Duahlde" por la crisis energética, ya que esa situación se gestó, según la visión del ministro, durante la gestión menemista.

"La responsabilidad de la inversión nace en el 96, 97. Los organismos que no controlaron y que permitieron que se sobreexplotaran los recursos naturales no ha sido precisamente el gobierno del doctor Duhalde", puntualizó.

Dejá tu comentario