Alemania: Parlamento allana el camino a Schroeder para adelantar las elecciones

Portada Principal

Obtuvo el canciller el voto de censura del parlamento para poder convocar a elecciones anticipadas. El presidente Horst Kohler debe decidir en los próximos 21 días la disolución de la Cámara.

Berlín, 1 (AFP-EFE)-. El canciller alemán Gerhard Schroeder pidió ayer a sus compatriotas que se pronuncien sobre la prosecución de las reformas del Estado que él ha impulsado, al obtener el voto de censura del parlamento alemán para provocar la celebración de elecciones anticipadas en septiembre.

"Demos a la gente la oportunidad y la libertad de decidir por ellos mismos qué vía debe tomar nuestro país, qué Estado desean (...) y qué solidaridad debe prevalecer en nuestra sociedad", explicó el líder socialdemócrata (SPD).

La cámara de los diputados retiró la confianza al canciller por 296 votos y 148 abstenciones.

Sin embargo, 151 diputados de los 595 presentes expresaron su confianza -cerca de la mitad de los socialdemócratas y verdes de la coalición gubernamental- hacia el canciller.

Finalizado el debate, y conforme a lo estipulado en la Constitución alemana, Schroeder pidió al presidente de la República Horst Kohler la disolución de la Cámara.

Schroeder consideró ante los diputados "indispensable" una "nueva legitimación" a través de unos nuevos comicios legislativos, y poder proseguir así con plena legitimidad sus reformas sociales y económicas.

El SPD vive una situación de profunda división interna debido al plan de reformas sociales emprendido por el Gobierno, lo que se ha traducido en una "cadena de amargas derrotas" en elecciones regionales (según palabras del canciller), y en la deserción de una sección del partido que ha fundado su propia formación de izquierda.

Schroeder, que quiere adelantar las elecciones pero se niega a dimitir, pidió un voto de confianza con la intención declarada de perderlo porque la Constitución alemana sólo permite esa vía para disolver el Legislativo.

En el discurso que hizo ante el parlamento para justificar su petición, el canciller aclaró desde el principio que su "único e inconfundible objetivo" son "nuevas elecciones" que sean una especie de referéndum sobre el proceso de reformas, la Agenda 2010.

La transparencia del objetivo no se corresponde con el enrevesado proceso necesario para alcanzarlo, que ya quedó patente en la sesión parlamentaria de ayer.

Pero Schroeder no hace oídos sordos a las críticas sobre sus proyectos, y reconoció que estas medidas suscitaron "resistencias masivas" en algunos alemanes, particularmente por la reforma de los subsidios por desempleo, que se traduce en la disminución de las prestaciones a cargo del Estado.

Ahora el presidente de la República Horst Kohler es quien debe decidir en los próximos 21 días la disolución de la Cámara, si considera que la maniobra está dentro de los límites legales establecidos por la Constitución, y provocar así los comicios adelantados, que sin la medida deberían celebrarse en 2006.

La Unión cristiana-demócrata (CDU) saludó a través de su presidenta Angela Merkel la celebración de las elecciones anticipadas.

"Necesitamos una nueva mayoría", aseguró, atacando al gobierno sobre su pobre balance en cuanto a reducción del número de desempleados.

Esto ha sido "una puesta en escena", aseguró por su parte el diputado verde Werner Schulz, quien anunció su intención de presentar una demanda ante el Tribunal Federal Constitucional de Alemania si el presidente disuelve la cámara baja para convocar comicios anticipados.

Ya en 1972 el entonces canciller Willy Brandt (SPD) recurrió al mismo artículo 68 de la Constitución alemana para hacerse reelegir y pedir a los ciudadanos una mayoría estable, tras las divisiones en el seno de su coalición con los liberales del (FDP).

Los detractores acusan al canciller -al que todos los sondeos dan como perdedor en caso de elecciones anticipadas- de querer abandonar la escena por la puerta grande en lugar de dimitir.

Hasta ayer, el presidente Horst Koehler guarda silencio sobre sus intenciones, pero además de examinar los argumentos del canciller deberá tener en cuenta el hecho de que entre 70% y 80% de los alemanes y todos los partidos políticos representados en el Bundestag están en favor de la realización de elecciones legislativas anticipadas.

Dejá tu comentario