Brasil: acribillaron a balazos al procurador general

Portada Principal

Se trata de Walter Leite Lemos. Fue asesinado a tiros mientras conducía su automóvil por el Viaducto Ana Neri, en la zona norte de Río de Janeiro. Lemos era fiscal del Instituto Nacional de Seguridad Social y tenía 63 años. Fue ultimado de 14 disparos. No está claro el móvil del crimen.

Rio de Janeiro, (ANSA)- Un fiscal del Instituto Nacional de Seguridad Social, Walter Leite Lemos, fue asesinado a tiros ayer por la mañana mientras conducía su coche por el Viaducto Ana Neri, en la zona norte de Río de Janeiro, informó la policía.

El procurador, de 63 años, manejaba su automóvil y estaba acompañado por su esposa, Marli Lemos, de 58 anos, cuando fue encerrado por un Fiat Palio ocupado por cuatro hombres armados.

Leite Lemos, según los primeros indicios, intentó dar marcha atrás, y los delincuentes le dispararon por lo menos cinco tiros de fusil. El fiscal murió en el acto y los asesinos fugaron, en una acción que abrió de inmediato varios hipótesis sobre orígenes y causas.

De acuerdo a los primeros testimonios sobre el crimen, los asesinos dispararon 14 tiros "a quemaropa" sobre Leite Lemos.

Una de las líneas de investigación que comenzó a explorar la policía parte del hecho de que los atacantes no se llevaron nada, es decir que el crimen no tenía, según parece, móviles de robo.

ás tarde, otra versión que se dijo se basó en el relato de la esposa del fiscal, que no fue alcanzada por un solo disparo, expresó que el funcionario recibió cinco balazos.

Leite Lemos estaba pensionado desde hace cuatro años del Instituto de Seguridad Social, el sistema de previsión social privado, sospechado de fraude.

Pocas horas después del asesinato, la Secretaría de Seguridad Pública de Río de Janeiro aseguró que investigaba el crimen considerando la "posibilidad de robo", mientras la policía de la Delegación Engenho Novono no descartaba la hipótesis de una "ejecución".

El asesinato del fiscal fue perpetrado a pocos días de dos ejecuciones en Río de Janeiro.

El 25 de julio, el coordinador de Seguridad de los penales de Bangú (una de las mayores cárceles de Río), Paulo Roberto Rocha, de 48 años, fue asesinado a tiros, mientras manejaba su coche, de regreso a su casa, por la Avenida Brasil, por dos hombres que le dispararon "a quemaropa" desde una motocicleta.

Rocha llegó a ser trasladado al hospital carioca Carlos Chagas, pero falleció poco después por las heridas sufridas.

Y el miércoles 6 por la noche, el director de Seguridad del penal Bangú III, Abel Silverio, fue asesinado con disparos de armas de gran calibre por al menos por cinco sicarios, encapuchados y que se movilizaban en dos automóviles, que lo encerraron también en la Avenida Brasil.

Herido gravemente, el director del penal donde el 28 de julio fue asesinado el conocido narcotraficante "Marcinho", perdió el control del automóvil, que chocó contra la parte trasera de un ómnibus detenido a un costado de la avenida.

Según testigos de ese crimen, los sicarios bajaron de sus coches, "remataron" a su víctima, verificaron el deceso y recién entonces se marcharon.

Dejá tu comentario