Brasil: terratenientes amenazan con armarse

Portada Principal

Advirtieron que lo harán para frenar la ocupación de propiedades por parte de los "Sin Tierra". Dijeron que el gobierno "va a poner en riesgo la democracia si sigue permitiendo esas ocupaciones". El jueves un líder de los "Sin Tierra" instó a recurrir a la lucha armada para mantener a 300 familias acampadas en un ingenio azucarero del estado de Pernambuco.

San Pablo, (ANSA) - Los terratenientes brasileños amenazaron ayer con organizar milicias armadas para frenar las invasiones de propiedades por parte de los campesinos Sin Tierra y advirtieron que el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva "va a poner en riesgo la democracia si sigue permitiendo esas ocupaciones".

"En la desesperación, todo el mundo se va a proteger de la manera que pueda. Ante la falta de amparo del gobierno, los productores tendrán que encontrar una manera, hasta armándose, para evitar las invasiones", afirmó Joao Bosco Leal, titular del Movimiento Nacional de Productores (MNP).

Leal agregó que el Movimiento de Sin Tierra (MST) "parece estar buscando la guerra civil. Y lo peor: con la total anuencia del gobierno, que no hace nada para que la Constitución sea cumplida en la práctica".

"Hay un riesgo institucional en esas manifestaciones", sostuvo Leal, quien al frente del MNP representa a los grandes propietarios rurales.

Leal aclaró que defiende la formación de milicias armadas privadas solamente en el caso de que el gobierne no impida las invasiones de tierras.

En algunos estados o provincias, como Minas Gerais y Paraná, los Sin Tierra y el Ministerio Público, han denunciado la existencia de milicias rurales formadas por terratenientes.

Las declaraciones de Leal se produjeron una semana después de que el principal líder de los Sin Tierra, Joao Pedro Stédile, calificara a los terratenientes como "enemigos" y dijera que "no vamos a dormir hasta acabar con ellos".

El secular conflicto agrario en Brasil se ha intensificado desde que Lula da Silva, llegó al gobierno, hace exactamente 7 meses, con la promesa de impulsar rápidamente una "amplia, completa y pacífica reforma agraria".

Así, en el primer semestre hubo 114 ocupaciones de propiedades agropecuarias, más que en todo el 2002, cuando se registraron 103 invasiones.

De acuerdo con los líderes campesinos, el objetivo del MST con esta ola de invasiones es presionar al gobierno de Lula da Silva, un antiguo aliado, a que cumpla su promesa electoral.

"Esta es una oportunidad histórica que no podemos perder. Nosotros aprendimos de Lula a organizar al pueblo para luchar", declaró el portavoz del MST, Joao Paulo Rodrigues.

En mayo, el presidente Lula da Silva bajó el tono de su promesa electoral y dijo que su objetivo para este año era asentar a 60 mil familias de las 140 mil, que según el MST,
sobreviven en campamentos improvisados a la vera de las carreteras en busca de un pedazo de tierra.

Pero, el ministro de Desarrollo Agrario, Miguel Rossetto, se quejó esta semana de que el ajuste fiscal dispuesto por Lula da Silva en enero lo dejó sin el dinero necesario para realizar las expropiaciones necesarias para asentar a esas 60 mil familias.

"Estoy haciendo lo que puedo. Tenía un presupuesto para la reforma agraria de 160 millones de dólares, que cayó a 60 millones de dólares", lamentó Rossetto.

Alarmado por la virulencia que está adquiriendo el conflicto agrario, el jueves por la noche Lula da Silva convocó al ministro de Economía, Antonio Palocci, a quien le ordenó que consiga mayores recursos para la reforma agraria.

Hasta ahora, según los números oficiales, el gobierno entregó tierras a menos de 5 familias, una cifra inferior al promedio de asentamientos realizados por los últimos presidentes, desde 1985 a la fecha.

Dejá tu comentario