Chiche lanzó su candidatura con críticas moderadas al kirchnerismo

Portada Principal

Fue en la Quinta de San Vicente. Criticó a Kirchner pero dijo que no piensa responder los agravios del oficialismo. Aseguró que el Presidente le "ordenó" que no sea candidata. Sin embargo, ratificó que el PJ apoyará la gestión del gobierno.

El justicialismo bonaerense presentó ayer por la tarde a sus candidatos para las elecciones del 23 de octubre en un acto realizado en la quinta de San Vicente, donde la candidata a senadora Hilda "Chiche" Duhalde le reclamó "tolerancia" al gobierno nacional, y comenzó a exhibir un perfil opositor en los temas sociales.

En un marcado contraste con el acto de lanzamiento de Cristina Kirchner, el jueves, el escenario montado sobre el césped de la histórica quinta 17 de Octubre estaba rodeado de la clásico iconografía del peronismo, donde no faltaron las fotos de Juan Domingo Perón y Evita y la marcha cantada por Hugo del Carril.

Frente a su marido Eduardo Duhalde y al resto de los candidatos a legisladores nacionales y provinciales, Chiche eludió la confrontación con su rival, Cristina Fernández de Kirchner, y apuntó directamente al presidente Néstor Kirchner.

De todos modos, a lo largo de su alocución, Chiche sobrevoló la posibilidad de responder los cuestionamientos que le lanzará Cristina Fernández el jueves en La Plata, pero manejando a los militantes -que le pedían que "pegara" en terminos verbales- como si fuera una directora de orquesta, decía que "no" sonriente. Pero además y como puntapié inicial de lo que puede ser el perfil opositor que podría ir tomando la campaña del duhaldismo, Chiche deslizó cuestionamientos en materia de Seguridad, Salud y Educación, tanto en lo nacional como en provincia de Buenos Aires.

Pero además, la esposa del ex presidente hizo propios argumentos de la oposición, como "la plena vigencia de las instituciones e independencia de los poderes".

En uno de los párrafos la ahora candidata a senadora dijo que "el Presidente de la Nación prácticamente me ordenó que no fuera candidata, que pactara, que negociara, y acá estoy, representando a la provincia de Buenos Aires. Lo hago con elconvencimiento de conocer esta maravillosa provincia", dijo en el punto más desafiante de sus palabras.

Sobre el final de sus discurso, Chiche le "hizo una recomendación" al jefe del Estado. "Le pido al Presidente que deje el pasado para los historiadores y para la justicia, y que comencemos a construir, que hay mucho por hacer".

Los que si sufrieron la verba de Chiche fueron el ministro de Defensa y ahora candidato a senador por el kirchnerismo, José Pampuro, y la candidata a diputada Marcela Bianchi, otrora colaboradores del ex presidente, aunque sin mencionarlos.

"Muchos compañeros y dirigentes se han ido al Partido de la Victoria. Quiero decirles que no va a haber agravios. Cómo va a haber agravio si dos de ellos fueron durante muchos años secretarios privados de mi marido, si hasta hace una semana visitaban mi casa", señaló.

"Pero van a volver, el peronismo es grande y es maravilloso", agregó para pedir de inmediato que se silenciaran los abucheos de un sector de los aproximádamente 4.000 militantes y dirigentes que se reunieron en los jardines de la quinta.

En todo momento el duhaldismo evitó confrontar con el kirchnerismo y buscó marcar su mérito en la recuperación institucional tras la crisis del 2001 y su identidad política anclada en los preceptos del primer gobierno peronista.

La ex primera dama dedicó algunos minutos a reivindicar la gestión presidencial de su marido, que la miraba desde la primera fila abrazado a la vicegobenadora bonaerense Graciela Giannettasio.

Tras el estallido de diciembre de 2001 "mientras algunos huían por miedo, eran los hombres de la provincia de Buenos Aires los que le ponían el cuerpo al gobierno" con "un concepto clave: primero la gente", dijo la candidata a senadora.

"La patria se incendiaba y logramos sacarla de la anarquía que se aproximaba, logramos ponerla de pie, reconstruir sus cimientos y nos fuimos con un país pacificado y con un presidente peronista que el peronismo de la provincia ayudó a que llegara", agregó en la primer alusión al presidente Néstor Kirchner.

Chiche, que dijo que se comprometía a "acompañar con todas sus fuerza a (Kirchner) hasta el final de su mandato", también obligó a los candidatos de su sector a firmar el "compromiso de gobernabilidad" con el que el duhaldismo aspira a contrarrestar los dichos del kirchnerismo que ubican a ese sector como una riesgo para las instituciones.

Al referirse al tema social, Chiche destacó que "la economía del país está mejor, pero falta mucho por hacer. Tenemos que reconstruir el capital social", porque "las políticas sociales tienen que seguir vigentes".

"Ese entramado social es la base de la sociedad. No nos podemos dar el lujo de que desaparezca, con justicia, llegando a todos, piensen como piensen, sin diferencias", agregó para dar paso a otro tramo de críticas hacia la Casa Rosada.

"La intolerancia es el elemento más desestabilizador, cuidado con la intolerancia", dijo,
para criticar a quienes "casi tienen una actitud lúdica frente al poder".

En esa línea, en el documento firmado, el duhaldismo considera claves para al gobernabilidad "la lucha frontal contra la exclusión, la indigencia, la pobreza, y la desocupación" a los indica como "factores de desestabilización social y del desencanto de la sociedad en la política".

Chiche estuvo precedida en la palabra por su compañero de fórmula, José María Diaz Bancalari, quien pronunció un discurso conciliador hacia el gobierno y el presidente Néstor Kirchner.

El primer orador fue el diputado Jorge Villaverde, quien pronunció un discurso duro en el que se repitieron las palabras "ingratitud, traición y deslealtad".

Dejá tu comentario