Chiche y Cristina recalentaron la campaña en dos actos en homenaje a Evita

Portada Principal

Salvo porque ambas eligieron escenarios en barriadas muy humildes, los actos de conmemoración por el 53 aniversario de la muerte de Eva Duarte que encabezaron Cristina Kirchner y "Chiche" Duhalde tuvieron características muy diferentes, tanto en el tono y el contenido de los discursos como en la liturgia con que se rodearon.

Una, Cristina Kirchner, evocó la figura de Eva Duarte desde su perspectiva más militante, más combativa, como cuando preguntó si era imaginable una Evita enojada porque el gobierno se pelea con el Fondo Monetario Internacional.

La otra, Chiche Duhalde, prefirió evocar a la Evita que pasaba interminables horas asistiendo personalmente a los más necesitados."Llevando las soluciones, eso que los que no saben nada llaman asistencialismo", dijo.

La candidata del Frente para la Victoria encabezó un acto en un barrio de calles de tierra y techos de chapa de Berazategui, adonde llegó acompañada por su marido, el presidente Néstor Kirchner.

La candidata del PJ bonaerense eligió un barrio similar, pero en Florencio Varela, y su marido no estaba entre los presentes, a quienes dirigió un discurso en tono coloquial y dirigido a exaltar las cosas cotidianas, sin grandes alusiones a cuestiones políticas de fondo.

Cristina Kirchner uso un tono mucho más enfático para ir y venir desde la historia de Eva Perón a la gestión de su marido, a quien se dirigió en varios tramos de su discurso, con el objetivo de esbozar un proyecto político más amplio que la elección de octubre.

Una, Cristina, habló con una pantalla gigante a sus espaldas, en la que se proyectaron imágenes de Evita, de la concurrencia y, en varios tramos, del presidente Kirchner.

La otra, Chiche, eligió un escenario más iluminado que arriba, a bastante altura, tenía un cartel con la imagen juvenil de Eva Perón y una única palabra: "inmortal".

Una, Chiche, cerró el acto con la marcha peronista entonada por Hugo del Carril.

La otra, Cristina, cerró sin la marcha, pero bajo del escenario para saludar a los presentes.

Dejá tu comentario