Churchill quería silla eléctrica para Hitler

Portada Principal

Londres (AFP, Reuters) - Winston Churchill, primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial entre 1940 y 1945, quería ver muerto a Adolf Hitler en la silla eléctrica sin juicio previo, así como estaba dispuesto a dejar morir a Mahatma Gandhi en caso de que iniciase una huelga de hambre mientras era prisionero de Reino Unido, según documentos hechos públicos ayer.

«Consideren que si Hitler cae en nuestras manos, sin duda le daremos muerte», declaró Churchill durante una reunión del gabinete en diciembre de 1942, según las notas tomadas por su subsecretario de Gabinete, Sir Norman Brook.

El ahorcamiento era el medio utilizado en Gran Bretaña en esa época, pero Churchill parecía preferir la silla eléctrica e incluso hablaba, no sin cierta ironía, de importar una de Estados Unidos.

«El instrumento, la silla eléctrica, para los malhechores podemos sin duda conseguirlo a través del Lease Lend», el acuerdo por el que Estados Unidos suministraba armas a los británicos, dijo Churchill, citado por Sir Norman.

• Discusión

En abril de 1945, cuando ya se acercaba el final de la guerra, el gabinete discutía si Hitler y sus lugartenientes debían ser juzgados o ejecutados de forma extrajudicial.

«Estoy de acuerdo en que un juicio sería una farsa»,
estimaba Churchill, añadiendo que, sin embargo, había que resolver este asunto con los Aliados. Hay que «ejecutar a los principales criminales como a delincuentes, si ningún aliado los quiere», agregó. Hitler se suicidó el 30 de abril de 1945 en su búnker con su amante Eva Braun y una decena de colaboradores.

Los documentos en los que se menciona a Gandhi, con fecha de enero de 1943, también son notas tomadas por Sir Norman.

Muestran hasta qué punto el primer ministro y su gobierno se sentían incómodos con las acciones de
Mahatma Gandhi, quien se había convertido en un símbolo pacifista para los indios, cuando aún estaban bajo el yugo de la corona británica.

Gandhi fue hecho prisioneroy enviado al llamado palacio de Aga Khan en agosto de 1942, tras haber condenado la participación de la India en la lucha contra la Alemania nazi y llamado a la desobediencia civil.

Churchill y su gobierno temían que Mahatma, el héroe pacifista que llevó a su país a la independencia en 1947, comenzase una huelga de hambre en la cárcel.

Estimaban que podría ser consideradacomo una victoria de su adversario, segúnlas notas de Sir Norman.

Churchill sostenía: «Lo mantendré allí y le dejaré hacer lo que quiera. Si ustedes lo dejan marcharse porque hace huelga de hambre, entonces déjenlo salir ahora», dijo, insistiendo en que debían arreglárselas para que cualquier decisión que tomasen fuese interpretada como un triunfo de su gobierno. Al final, los ministros decidieron que, si observaba una huelga de hambre, lo liberarían alegando principios humanitarios. Gandhi estuvo en prisión hasta 1944 pese a que estaba enfermo. Falleció a los 78 años el 30 de enero de 1948, asesinado por un brahmán fanático.

Dejá tu comentario