Confirmaron que el hombre abatido ayer en Londres no era terrorista

Portada Principal

El sospechoso abatido a tiros ayer viernes por agentes policiales en la estación de metro de Stockwell, en el sur de Londres, que no estaba vinculado con la ataques del pasado jueves en la capital británica, era brasileño, según la Policía.
   
Las fuentes precisaron que se trata de Jean Charles de Menezes, de 27 años, electricista de profesión y con residencia en Londres desde hace unos cuatro años en que llegó al Reino Unido procedente de la provincia de Gonzaga, en el interior del estado brasileño de Minas Gerais.
   
De Menezes fue abatido en el interior de un tren de la estación de Stockwell después de que se negara a detenerse cuando los agentes armados le gritaron conminándole a que dejara de correr y se parase.

En un momento de la carrera, De Menezes cayó a suelo donde recibió cinco tiros en la cabeza, según testigos presenciales.
   
"Que un hombre muriese en esas circunstancias es una tragedia, que la Policía Metropolitana lamenta", señaló Scotland Yard en un comunicado horas después del incidente.
   
"Creemos que sabemos ahora la identidad del hombre al que la policía le disparó en la estación de Stockwell el viernes, 22 julio, si bien aún está sujeto a una identificación formal", agregó la nota, en la que se precisaba que "él (De Menezes) no estaba vinculado con los sucesos del jueves, 21 de julio de 2005".
   
La Policía no ha precisado si Jean Charles de Menezes residía en el Reino Unido con los papeles en regla.

El incidente a consecuencia del cual perdió la vida el electricista brasileño ocurrió en la estación de ferrocarril metropolitano de Stockwell, cerca de la de Oval, sur de Londres, donde el día anterior un supuesto terrorista había dejado una mochila con un artefacto explosivo que no llegó a estallar.
   
El brasileño había salido de una vivienda que era objeto de vigilancia por las fuerzas del orden ante las sospechas de que pudiera haber un vínculo con los atentados del pasado jueves contra tres estaciones del metro y un autobús de la línea 26 en Hackney, este de Londres.
   
Según los informes de la policía, el sospechoso fue objeto de un seguimiento y, una vez en la estación de metro, De Menezes transgredió la ley al saltar las barreras de acceso para no pagar el billete, momento en que echó a correr y varios agentes le persiguieron conminándole a que se detuviera.
   
El brasileño hizo caso omiso de las advertencias hasta que fue abatido en un vagón del metro.
   
En los ataques del día 21 no hubo víctimas porque sólo estallaron los detonadores y no las bombas, colocadas en tres convoyes del metro de las estaciones de Sheperd's Bush, Warren Street y Oval, oeste, centro y sur de Londres, respectivamente, y en un autobús.
   
Los últimos ataques en Londres fueron muy parecidos a los sangrientos atentados perpetrados el día 7, en los que 56 personas murieron y unas 700 resultaron heridas.
   
La red de transporte está en estado de alerta y se puede ver una fuerte presencia policial en las estaciones, mientras se ha observado un notable descenso en el número de usuarios del ferrocarril subterráneo.

Dejá tu comentario